3

México es uno de los más hermosos países de América Latina, con una cultura riquísima y una variedad de opciones para disfrutar unas buenas vacaciones. Hace más de 20 años que conozco este país, de vivir en él, y debo decir que es maravilloso pero hay una realidad terrible que empaña todo lo demás: la impunidad. La corrupción. La terrible depravación del inocente.

Este país es de contrastes marcados y da tristeza ver que, aunque pasan los años, las autoridades siguen siendo muy tibias en corregir el mal que aqueja a la sociedad: el crimen organizado. Casos de esclavitud sexual que por 20 años no recibieron sanción o por lo menos ayuda para la gente a la que le tocó sufrir esto.

Estudiantes que en la escuela los perseguían por ser diferentes (esto vivido en carne propia) y un largo etcétera.

Sólo en los primero 6 meses de 2016 hubo 10 mil asesinatos y si desea profundizar algunos casos muy famosos últimamente, tenemos en la lista el asesinato del  juez Vicente Antonio Bermúdez que estaba pugnando por extraditar al chapo Guzmán a Estados Unidos. Su asesinato ocurrió en plena calle a la luz del día y enfrente de cámaras de seguridad. La alcaldesa Gisela Mota fue asesinada un día después de tomar el cargo por luchar abiertamente contra el crimen. En este caso estamos hablando del estado de Morelos, uno de los más inseguros del país. El caso de los 43 de Ayotzinapa atrajo los reflectores de todo el planeta y los equipos forenses de Argentina encontraron cantidades enormes de restos humanos que estaban enterrados en casi cualquier punto donde realizaban investigaciones.

Vídeos destacados del día

Las pesquisas empezaron por 43 desaparecidos que jamás encontraron pero encontraron cientos de desaparecidos que nadie nunca denunció. Aquí hacían una excavación, aquí aparecían restos humanos. 

Esto es una muestra mínima de la realidad que se vive en el país, una realidad que desde hace años es lo común entre la población pero que con las redes sociales se facilita divulgar. En todo caso en el planeta entero se viven situaciones de este tipo o peores, esto es una llamada de atención para nosotros como especie, para nuestros gobernantes, una llamada a la reflexión donde la pregunta es: ¿qué estamos sembrando para el futuro? O quizá, ¿qué vale tanta sangre de nuestros hermanos? Debemos luchar día a día divulgando esto utilizando las tecnologías a nuestro alcance y esperando que con esto podamos tomar más consciencia de lo que ocurre como grupo humano.

Y no nos equivoquemos, México sigue siendo un hermoso país. Pero es conveniente que empecemos a luchar un poco más por su gente, por los más vulnerables y por el futuro. La violencia social en México es muy grande.