Vivimos en un país donde el ejercicio del periodismo es practicado por muchos, pero a esa palabra, teniendo un contenido muy extenso, no deberían aplicársele adjetivos calificativos tales como desinformación, poca ética o subjetividad supina. Si de la persona que hablamos resulta ser el presentador de un programa seguido por millones de personas en este país, el valor de esa profesión cuya carrera se derrama de las Ciencias de la Información se torna en una responsabilidad, cuanto menos ética, importante.

El conato de entrevista hecha al último expulsado de la casa de GH 17, Fernando, fue cuanto menos un esperpento. Jorge Javier Vázquez se dejó llevar por la presión y las voces de las redes sociales y no supo mantenerse al margen, increpando en varias ocasiones de manera injusta al andaluz. Hubo muchas preguntas que estaban totalmente fuera de lo que debe hacer un periodista, intentando poner palabras en la boca del concursante que no eran las que él estaba relatando.

Por todos sabido la relación que el reciente expulsado tenía con Clara, y a este respecto, después de dar muchísimas vueltas, intentando que el concursante reconociera que había jugado con ella, y ante la negativa de éste, comentando que ya lo había aclarado todo con ella, apostilló el presentador de Sálvame: "Por eso se te ha catalogado como un concursante muy marrullero en esta edición”, ante el aplauso de los que en el plató se congregaban, alimentando su ego en esta subjetiva entrevista y buscando el insulto ya que no encontraba la respuesta que él deseaba.

Pero el colmo de la entrevista, y lo más grave, fue lo que pasó poco después. Jorge Javier cuestionó una frase que Fernando dijo en la casa refiriéndose a Bárbara, concretamente la siguiente: "tiene tres hijos de tres padres distintos, pregúntate por qué", añadiendo que le pareció "sucio y de un pensamiento que le daba mucha pena por la juventud que tenía". Fernando le respondió que a él le dijo machista, y aquí viene lo más grave del asunto, Jorge Javier dijo que de las palabras del andaluz se desprendía y que Bárbara era, en palabras textuales, "una prostituta".

Vídeos destacados del día

Fernando se enfadó mucho con esa aseveración y le interpeló: "Jorge, no pongas palabras en mi boca que yo no he dicho, porque eso no es así en absoluto" y se explicó: "Lo he dicho porque su forma de ser no funciona con otras personas y eso es una realidad". Creo que es mucho más razonable desprender de las palabras del expulsado, que la desinformación del presentador e intento de descalificarlo a toda costa. Aunque todo lo intentó arreglar casi al final de la entrevista diciéndole: "Supongo que sabrás que sólo quiero información para entender lo que pasa en la casa, no te estoy juzgando”, una bonita manera de demostrarlo, yo añadiría.

Yo diría que punibles esas afirmaciones del presentador de #Telecinco por antonomasia, su subjetividad y poca ética le llevó a una infame entrevista que nos hizo nuevamente pensar, ¿por qué no vuelve de una vez Mercedes Milá? #Televisión #Gran Hermano