¿Emprender en tiempos de crisis? La sociedad española vive tiempos convulsos, pero dentro del total de la población el colectivo más joven es el que siente un futuro más incierto. La generación perdida, esa a la que muchos de nosotros pertenecemos, esa a la que le dicen que es imposible encontrar un trabajo. Quizás sea casi utópico encontrar un empleo en España para los jóvenes. Sin embargo, muchos se resignan a ser parte de una generación marcada injustamente, mirada con condescendencia y a veces con desprecio. La realidad es que muchos han optado por cambiar de país y buscarse uno nuevo por cuenta propia, que les otorgase un buen empleo y unas buenas condiciones de vida, acordes a su formación y habilidades.

 

Pero también hay otros que han optado por quedarse aquí y han empezado a buscarse las castañas por sí mismos, y se la han jugado a emprender en tiempos difíciles. Algunos incluso han apostado por arriesgarse a modelar en una idea de negocio sus propias aficiones y hobbies. Son los microemprendedores, y la mayoría muy jóvenes. España se ha colocado entre los tres primeros países en este tipo de empresarios, que actúan normalmente aprovechando al máximo los recursos que ofrecen Internet y otras tecnologías. Es decir, aprovechan sus ventajas y puntos fuertes para hacer frente a otras generaciones con más experiencia o más poder adquisitivo. Todo ello con un plus en motivación, esfuerzo y constancia que da la ilusión de quien empieza a emprender.

Muchos jóvenes no lo saben, pero estudios reciente realizados por varias compañías (como Visa Europe) revelan que casi dos tercios de la población española  tienen una afición o algo relacionado con su hobby que se puede convertir o modelar en el mejor plan de negocio, si este va acompañado por una gran idea.

Vídeos destacados del día

Ese porcentaje, el segundo mayor de Europa, aumenta considerablemente en el caso de los jóvenes.

La generación perdida: emprender en tiempos de crisis

Además, emprender en tiempos de crisis, en épocas difíciles puede ser un arma de doble filo. Conlleva un riesgo, sí. Pero también tiene sus oportunidades. Se debe estar muy despierto para aprovecharlas bien. Ser ingenioso, creativo y moverse mucho es indispensable. Y tener algo de financiación, por supuesto. Seguiremos hablando de este tema en una segunda parte. #Paro #Emprendedores #Empresas