Mis hijos sufrieron de exclusión educativa y bullying sobre toda su escolaridad, pues en este país no hay inclusión educativa y mucho menos los servicios que los chicos diferentes necesitan. Acosados constantemente por sus iguales y expulsados continuamente de las escuelas fueron pasando los años, hasta que lograron terminar su bachillerato. En este momento que son adultos estudian carreras técnicas y son muy buenos con las computadoras por lo que tengo la esperanza de que por ahí puedan tener una fuente de empleo. Lo más importante para nosotros como familia es la comprensión a sus diferencias y lograr que ellos sean felices.

Explicaré en qué consiste este síndrome.

"Síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista El síndrome de Asperger es un trastorno neurobiológico que forma parte de un grupo de afecciones denominadas trastornos del espectro autista". Por lo tanto, los aspies son "autistas de alto rendimiento" y pueden desarrollar muchas tareas de manera correcta si cuentan con la comprensión de las personas que los rodean.

El problema en México es que sigue existiendo la "#Educación Tradicional" en la gran mayoría de las escuelas y sólo en algunas particulares han implementado la "Educación por Competencias" que tantos niños especiales necesitan para sobresalir y desarrollar todo su potencial.  Ahora imagínense en los años 90s en que mis muchachos comenzaron su escolaridad, ¡la Educación por Competencias ni se conocía en este país retrógrado, mucho menos la sensibilización de autoridades escolares e iguales hacia los alumnos diferentes!

Mis pobres muchachos, junto conmigo, sufrieron todo el tiempo, a que su madre, retrógrada también, estaba aferrada a que estudiaran su educación básica; lo único que se consiguió es que tengan sus documentos oficiales pero que ellos tengan una autoestima tan baja que no son capaces de desarrollar su gran potencial; sólo en casa demuestran su genialidad, Jesús -el mayor- está realizando un proyecto que puede revolucionar la velocidad y nitidez de consolas de videojuegos y celulares; Manuel -el menor- es capaz de aprender idiomas como el Inglés y el Japonés él solo desde casa.  Espero que algún día se atrevan a mostrar al mundo sus grandes habilidades, pero, debido al todo el daño que les hicimos las escuelas mexicanas y yo, eso se llevará su tiempo.  Paciencia y comprensión es lo que ahora le doy a mis hijos para tratar de resarcir el gran daño que les provoqué por mi terquedad, ¡espero que Dios me ayude!

¡Hasta la próxima amigos!