Somos un país subdesarrollado, eso es por todos sabido. Somos un país manipulado por los EE UU, siempre hemos sido su patio trasero; como decía don Porfirio Díaz: "Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los EE UU".

Por estas razones y porque hemos sido siempre una cultura enajenante (de agachados que encumbran a los extranjeros...desde el Emperador Moctezuma hasta nuestros días) las novedades que realmente pueden ser en beneficio de la sociedad no nos llegan a tiempo, si es que acaso nos llegan.

Con la Globalización nos llegaron los restaurantes de comida chatarra, el crecimiento desmedido de las poblaciones, la migración de los campesinos a dichas ciudades a buscar oportunidades de trabajo, el desempleo y muchos males más; pero la #Educación por Competencias de Howard Gardner no nos llegó, pues es conveniente para papá EE UU que sigamos igual de ignorantes, subyugados e inútiles.

Si en los años 90s que se dieron a conocer los descubrimientos de Gardner en Europa y Argentina hubiesen llegado a México, mis hijos, y muchos niños especiales más, no habrían sido la burla de profesores y alumnos en la obsoleta educación Mexicana, hubieran tenido una Maestra Sombra que les permitiera convivir de una manera sana con superiores e iguales y hubieran podido desarrollar su verdadero potencial. Podrían ser en la actualidad unos genios que ayudarían al desarrollo de su país; se hubieran convertido en los mejores representantes de la cultura mexicana en beneficio del país y de todos los que vivimos en él; pero todo lo contrario, se han convertido en los actuales ninis por falta de oportunidades, por los traumas que les quedaron por tanto bullying del que fueron víctimas durante toda su infancia y su más temprana juventud.

Vídeos destacados del día

Ahora, quienes tienen padres preparados que comprenden su situación neurológica especial deben buscar empresas cuyos dueños los acepten por sus capacidades intelectuales pese a su sintomatología neurológica, y creanme, en este atrasado y retrógrada país no es nada fácil.

¿Pero qué pasa con los hijos especiales de padres ignorantes, que incluso ellos los han juzgado durante años? Obviamente que son chicos incomprendidos que sólo buscan huir de su triste realidad, algunos los hacen a través de las drogas, otras a través del encierro (llamado Hikikomori por un Psiquiatra japonés), otros a través de las pandillas delictivas. Esas y otras formas encuentran para sentir que tienen un lugar en este mundo, todas ellas nefastas para su salud física y mental. Muchos de ellos terminan muertos prematuramente o presos en las cárceles mexicanas que son lugares donde perfeccionan el arte del delinquir.

Es una verdadera pena que vivamos en un país tan mediocre donde las oportunidades no llegan a tiempo para la población. #Atraso educativo #Educación en México