En este gran cortijo que es España todavía existen personas, por llamarlas de alguna manera, que piensan que se lleva más razón por el hecho de sumar minutos en programas de #Televisión diciendo, en muchas ocasiones, sandeces de dimensiones descomunales.

Solo hay que escuchar las palabras que el inseparable amigo de la mal llamada princesa del pueblo, Kiko Hernández, que pronunció ayer en el programa Sálvame, carentes de información, veracidad, tan siquiera un atisbo de sentido.

Como todos sabéis, el gran enemigo de Belén Esteban, Toño Sanchís, hizo públicas unas conversaciones de Whatsapp, según él ante notario, que la rubia de Paracuellos intentó desmontar con un bucólico Deluxe, que lo único que demostró es la gran desunión que había en la familia en tiempo que se supone, todo era vino y rosas.

No contentos con esa parodia de familia renacida ante el desastre que sólo se la creen los protagonistas y sus palmeros, Kiko Hernández dedicó unas palabras a Toño que tomaban, por momentos, tintes amenazantes. Tildó de pataleta los mensajes que hizo públicos para el programa de Ana Rosa. Tiñéndolo de aviso, comentó que iba a recibir una noticia muy pronto, en sus propias palabras, del cotilleo que tanto le gusta. Terminó su argumentación diciendo que había traspasado la línea roja de estar de representante, a hacer algunas portadas para revistas, dando a entender que por eso ya le podían dar cera a diestro y siniestro.

Lo que más gracia me hace de todo este asunto es que pasó de puntillas el tema del juicio, y lo punible que pudiera ser la difusión de esos mensajes, cosa que hace entrever, que algo de veracidad hay en ellos, sobre todo por las declaraciones del hermano de la Esteban.

Vídeos destacados del día

Por otro lado, habría que preguntarle al Sr. Hernández cuantas veces ha pasado la línea su íntima amiga Belén, portadas, entrevistas, hasta un interviú… Quizás el Karma le esté jugando una mala pasada, o la memoria, que se ve que en el caso de estos personajes, es excesivamente selectiva, más acuciante si cabe, cuando los dardos se dirigen hacia alguien perteneciente a su manada. #Telecinco #Sálvame