España observa estupefacta la cada vez más cercana posibilidad de repetir las #Elecciones generales, por tercera vez.  El “no” de Sánchez a Rajoy, y su poca disposición a formar un gobierno alternativo (la llamada coalición de izquierdas) hace que sea cada vez más real el escenario en el que los españoles seamos convocados a las urnas de nuevo, a priori el 25 de Diciembre, aunque podría cambiarse de fecha al 18 de Diciembre.

 Sin duda, un escenario de ingobernabilidad completamente desconocido para nuestra sociedad. Sin embargo, si miramos al exterior, entre nuestros vecinos europeos, los gobiernos de coalición y la necesidad del acuerdo y las negociaciones para gobernar es el pan de cada día (o mejor dicho, de cada fin de mandato).

Un sistema multipartidista con cuatro actores políticos relevantes no tiene otra salida más que la lógica negociación entre las partes con el fin de formar un gobierno posible. La falta de diálogo  a nivel nacional en nuestro país debido al eterno “bipartidismo” (entendámoslo como sistema de partidos  con dos actores fuertes, que no únicos)  nos hace dar cierta lógica a esta situación, dentro de lo ilógica que es.

 A pesar de las múltiples excepciones que existen, yo soy de los que piensan que los sistemas políticos con el paso del tiempo por inercia viran hacia la gobernabilidad. Nuestro panorama político solo tiene dos opciones de futuro: o bien volver al bipartidismo (quizá con cambios con respecto al anterior) ante el hartazgo de la gente y la sensación de que este experimento de un sistema a 4 partidos destacados ha sido un fracaso, o bien que con el paso del tiempo y de la práctica anteriormente mencionada, la capacidad de nuestros dirigentes para dialogar y llegar a acuerdos fluya con mejores resultados de cara a la formación de gobiernos.

Vídeos destacados del día

 Y es que, a pesar de que para todos, esta situación es una situación nueva, caótica y desconcertante, muchos de nuestros vecinos funcionan así desde hace años. Es por eso que quizá lo que le falta a nuestro país es costumbre para  negociar.