La temida Friendzone (Zona del amigo) siempre ha generado controversia, pareciera ser tan complicada pero realmente parece ser una verdad tácita, quizá hay algo que no estamos entendiendo sobre aquellas personas que nos dicen “Te quiero como amigo(a)” Así mismo, la popularidad que las redes sociales le otorgaron a este término, intensificó el problema y ahora existen cientos de resentidos(as) manejando el término sin entender incluso su propia realidad y por qué han sido rechazados (as).

Para que esta nota no hiera ningún tipo de sensibilidad, cuidaré no recargar la balanza a favor de ninguno de los sexos, pues en sí no es necesario, mi opinión abarca un término muy neutral que espero sea entendido con claridad, pues es a veces injusto que se le juzgue a una persona que simplemente no se sentía atraída hacia alguien.

Justo esto es el núcleo de mi teoría.

Pongamos una situación hipotética:

A María le gusta Pablo, Pablo no la conoce muy bien, han sido compañeros de Universidad desde hace ya unos 2 años. María decide un día hablarle y comenzar a establecer un lazo significativo. Debido a que Pablo es muy agradable, amable, noble y de buen corazón no la rechaza, sigue su conversación e incluso se vuelven muy amigos. María comienza a pensar que Pablo está enamorándose de ella, cuando en realidad él la aprecia mucho, pues también es una chica amable, dulce, tierna y de buen corazón, sin embargo él nunca la vio con ojos de Amor, desde el inicio. El día que María pregunta a Pablo si quisiera involucrarse en una relación, él la rechaza y le dice que la quiere como amiga, María por supuesto que se molesta y deja de hablarle. ¿Qué ocurrió? 

Tan sencillo es comprender que Pablo no estaba en la misma página que María, ella lo escogió a él y que mal se vería que después de escogerlo y esperar una respuesta recíproca, se moleste porque él no la aceptó, pues sería una forma de “obligación” ¿Cierto? ¿Entonces? ¿Y el amor?

He aquí la duda más importante, el amor nace espontáneamente, como dice ese dicho: a la fuerza ni los zapatos. ¿Entonces por qué tanta gente indignada por estar en la Friendzone? ¿Estamos intentando forzar a aquellas personas que nos atraen a que nos quieran? ¿Por qué no mejor creamos lazos significativos sin esperar algo de retribución? Habrá alguien destinado a estar con nosotros, siempre hay alguien.

Vídeos destacados del día

Quizá por estar forzando un lazo que jamás podrá ser, no estamos notando a esa otra persona que nos mira con anhelo. Habrá cientos de ocasiones más en que la persona elija a alguien y ese alguien acepte con gusto una relación ¡Pues enhorabuena! Pero, si ésta no lo deseó ¿por qué obligarle a sentir algo que simplemente no existe? En este punto es muy importante entender que así son las relaciones humanas, intrincadas, complejas y abstractas.

En general debemos entender que no es una cuestión de favoritismos ni estereotipos (Ej. me gusta el más fuerte, me gusta la rubia, el que tiene más dinero, la de mejor cuerpo) Porque aunque el físico tiene que ver mucho, también los estándares que cada quien tenemos en nuestra mente, guiarán una elección específica de nuestra pareja.

En mi opinión, aquel o aquella que se moleste por haber sido enviado o enviada a la Friendzone, es para mí un acto de nada más que narcisismo, un capricho. No obtengo lo que quiero: me enojo y juzgo.