Sì hay algo que odio en el mundo es una persona que no tiene palabra, sobre todo cuando te piden prestado dinero y tú de buena fe accedes, pensando que estás tratando con una persona seria. Si en el momento de cobrarle te da una explicación lógica del motivo que le impide saldar su deuda en el tiempo acordado yo lo entiendo, pues hablando se entiende la gente. Además, es una foma asertiva de actuar con respeto hacia la persona que le hizo el favor. Pero cuando esa persona, al cobrarle, se ofende, se indigna y se esconde sin dar explicación alguna, es ahí cuando me hierve la sangre, pues es alguien cobarde que no tiene los suficientes pantalones para dar la cara ante sus responsabilidades.

Pareciera que el acreedor es un villano que sólo desea hacerle daño. De verdad, cómo me molesta que las personas reaccionen de forma negativa, parece uno limosnero pidiendo el favor de que se le pague la deuda, ya que con una persona así nunca se puede establecer un diálogo en el que se pueda llegar a un acuerdo. Eso me recuerda que hay tres formas de reaccionar ante las vicisitudes de la vida:

  • De foma asertiva y positiva
  • De forma apática 
  • De forma autodestructiva (haciéndose la víctima)

Qué mala suerte toparse con alguien que reacciona de la tercera manera porque así no se puede convivir de manera pacífica, sino que se tiene que estar peleando y tomar una actitud de defensa para exigir nuestros derechos y esa es una situaciòn muy desgastante. Se debe aprender de los errores para no volver a caer en ellos.

Vídeos destacados del día

Si una persona autodestructiva le pidió a uno dinero prestado y ya notamos su reacción, no le vuelvan a prestar jamás, pues estarán poniendo en juego su integridad emocional y eso, les aseguro, es más importante que el dinero y cualquier otra cosa material.

Las personas autodestructivas son personas tóxicas que nos perjudican emocionalmente y dañan nuestro estado de ánimo, es mejor evitarlas y, si por desgracia, te topas con alguna, ve la manera de zafarte elegantemente de la situación. #Psicología #Relaciones Humanas #Inteligencia emocional