Cuando un caso de bullying afecta a un hijo o hija, nace un verdadero drama familiar.  Los casos no visibles físicamente suelen ser ocultos con frecuencia por los colegios que tratan de resolver el problema con estrategias que no siempre funcionan. Abrir expedientes por acoso es un proceso que los centros educativos evitan a toda costa alegando que marcan para siempre al acosador y al acosado. Hoy quiero hablarles de experiencias vividas muy de cerca. Tal vez se sientan identificados. Deseo con este artículo remover las conciencias tanto de educadores como de padres para que se conciencien y estén alerta porque el acoso a veces viene del niño o niña que menos te puedes esperar.

Una educación que tiende a normalizar todo no favorece la tolerancia

Llevo analizando varios años, los mismo que he vivido  esta despreciable pesadilla en nuestras propias carnes y en la de muchos de nuestros amigos, ¿Por qué nos ha tocado a nosotros?.  Porque esto se sufre de lleno en el hogar que normalmente es donde se desata todo el drama ya que en el colegio, la mentalidad del niño o niña es de "contención", fabrica un falso caparazón que se parte en pedazos en cuanto sale del colegio.  Volviendo a la pregunta, ¿Por qué? Por ser distinto, por actuar diferente, por no jugar a lo mismo que los demás, por tener otro sentido del humor, aburrirse… un sistema educativo que todo lo normaliza, sin aprovechar la diversidad para dinamizar la enseñanza, está fomentando la no tolerancia a todo lo que se sale de la norma.

Vídeos destacados del día

A veces el trato recibido por algunos docentes los convierte en el objetivo de bullying

No estoy generalizando, tomen buena nota de ello por favor. Pero por experiencia y conocimiento de muchos casos cercanos,  podemos decir que  la actitud de algún profesor delante de la clase ha abierto la puerta de la maldad a compañeros que perciben que “ese niño raro” es una amenaza para que el discurrir de la clase.  Muchos chicos creativos y con una curiosidad muy grande suelen aburrirse mucho. Es por lo que les resulta imposible estar quietos, tan pronto como pueden inventan algo con lo que romper esa monotonía a la que se tienen que enfrentar cada día y eso provoca la reacción del tutor que no siempre son acertadas. Por eso quiero desde aquí transmitir al tutor que cada reacción que tenga dentro del aula, son captadas por una veintena de niños que pueden hacer una mala interpretación de su respuesta. Ese aula de la que usted es autoridad desde que cierra la puerta y todos quedan dentro, puede ser a veces el detonante y puede ser también la solución a los problemas si es que sabe gestionar los pequeños conflictos y contratiempos. 

El bullying es una clara prueba de que el sistema educativo no es para todos

Soy capaz de entender que el sistema necesita educación, pero eso no significa que esté de acuerdo con lo que ahora tenemos.

Dónde queda la creatividad, el libre pensamiento, la diversidad..   la enseñanza es obligada para todos y esa obligatoriedad, mete en el saco a niños y niñas que por su condición de “diferentes” son sometidos por obligación también a insultos, humillaciones y daños físicos.   Las familias de niños así, cuentan los días de vacaciones con esa ansiedad y preocupación que genera el miedo, sufren ansiedad por no saber qué estará ocurriendo hoy en clase, si le habrán pisoteado la maleta u obligado a arrodillarse en el patio, o llamado hijo de p----. Si alguien cree que hay derecho a pasar por esto, que lo diga ahora o calle para siempre.