Era el momento y el día adecuado, el Real Madrid sabía que para recuperar la honra y la confianza de todos sus aficionados debía de ganar, debía de cortar esa mala racha que había ido arrastrando los últimos partidos, y es que el último empate dejó bastantes dudas dentro de los corazones merengues. ¿Que mejor que ganar en el campo del Borussia Dortmund? Un campo al que históricamente, al igual que el resto del territorio alemán, no se le daba del todo bien, y es que si hay una tierra totalmente maldita para el conjunto de Zinedine Zidane ésa es Alemania.

Con Casemiro fuera del campo Modric y Kross debían de desempeñar una faceta mas defensiva que de costumbre, un trabajo que realizaron a la perfección, pues gracias a ellos el Madrid realizó un partido serio y ordenado en lo que a centro del campo se refiere, para nada mostraron debilidad alguna y la falta de Casemiro, cuyo potencial se dio a conocer precisamente en ese campo la temporada pasada, no supuso problema alguno.

El Borussia empezó dominando la posesión de balón con algún que otro susto mientras el Madrid aprovechaba las contras y jugaba su partido, una táctica que le funcionó bastante bien, pues en el minuto 17 Cristiano Ronaldo metió un golazo después de una gran contra que fue iniciada por Benzema tras un gran pase de Modric.

Poco duraría la alegría a los blancos, pues en el minuto 43 el Borussia metería gol tras un fallo de Keylor Navas en el despeje.

Al reanudarse la segunda parte todo fue un tanto mas caótico, pues Borussia y Real Madrid llegaban con facilidad a la portería del contrario, era un escenario que claramente no beneficiaba a ninguno de los dos equipos, ya que cualquiera de los dos podría meter gol. Al final, y tras ser el Madrid ligeramente superior, anotó Varane a boca de gol después de que Benzema diese un palo.

Vídeos destacados del día

Tristemente para los blancos en el 87 volvió a empatar el Borussia de manos de Schurrle,colocando así el resultado final de 2-2 y saliendo el Madrid con un empate ´del estadio del Borussia, un lugar muy difícil para jugar.