3

Mucho se está hablando del fenómeno ya no del verano, sino del año, y posiblemente de la década; Pokémon Go, como por ejemplo aquí y aquí. Lo cierto es que no deja indiferente a nadie, todo el mundo lo conocemos y sabemos de qué trata. Capturar pokémon.

El juego ha superado las expectativas iniciales. Nintendo, los primeros días, subió como la espuma en la bolsa, las descargas móviles tuvieron una línea ascendente exponencial. Pero... ¿Es beneficioso Pokémon? ¿Es peligroso? ¿Adictivo? ¿Se esconde detrás algún tipo de orden mundial para controlarnos a todos?

Muchos artículos, muchos vÍdeos, muchos comentarios y suposiciones.

Aquí no vamos a contestar a todas las hipótesis, que dejamos para el criterio del lector. Aquí vamos a hablar de tres características ciertas y concretas, teniendo en cuenta que Pokémon Go no tiene por qué gustar a todo el mundo.

Antes que nada, es conveniente aclarar que no es un simple juego sólo para niños, ya que hay grupos de personas que ya han superado la veintena, incluso la treintena. 

COMO JUEGO SOCIAL

Comencemos por la primera característica. Pokémon fomenta las relaciones sociales. Permite juntar a personas con la misma inquietud, organizar reuniones o quedadas para ir a capturar un pokémon concreto, en un lugar determinado. Incluso se han organizado viajes y excursiones a distintas ciudades del mundo, creando lo que se ha bautizado como "ruta pokémon". Por tanto, no es un juego que te aisle del mundo real, o mundo exterior, al contrario, permite crear nuevas amistades, grupos de amigos, y por qué no, relaciones sentimentales.

Vídeos destacados del día

COMO GUÍA CULTURAL

Uno de los elementos del juego son las poképaradas. Son lugares donde te proporcionan elementos necesarios para poder llevar la captura de los pokémon a buen puerto, para atraerlos, o incluso para incubarlos. Pero las poképaradas no están colocadas en cualquier sitio al azar, sino que en cada ciudad, pueblo, villa, o capital, están situadas en lugares característicos de ese lugar. Seguro que hay algún lugar que incluso no pensabas que existía.

Hay colegios que como actividad escolar crean rutas pokémon a través de dichas poképaradas, lo que permite, de una manera lúdica, que los alumnos conozcan la historia y cultura de su ciudad de una manera amena y divertida.

COMO APLICACIÓN FITNESS

El éxito del juego es, sin duda, la obligación de tener que moverse hacia distintos lugares para poder capturar todos los pokémon y así completar nuestra pokédex (lugar donde se guardan los 150 pokémon una vez capturados). Incluso si conseguimos un huevo en una poképarada, luego tenemos que introducirlo en una incubadora, y para que eclosione tenemos que caminar determinados kilómetros.

Por tanto, también favorece la salud, y combate el sedentarismo. Mejor eso que tu hijo se quede sentado en el sofá viendo la televisión, o jugando al ordenador o la videoconsola, ¿no te parece?

CONCLUSIÓN

Por tanto, yo no voy a decir si es conveniente o perjudicial jugar a Pokémon Go. Ni siquiera voy a entrar a rebatir las teorías conspiratorias, los halagos o la críticas, pues hay tantas como individuos en este mundo. Pero sí que si se usa de manera responsable, puede ser una magnífica oportunidad para moldearnos como personas.

Es  indudable que Pokémon Go ha creado una nueva era en los juegos para móviles. Habrá un antes y después de él, para bien o para mal. Pero los que lo hacemos bueno o malo somos cada uno de nosotros, según si lo usamos de una manera responsable y siempre que sepamos donde está la línea de la imaginación, de lo inventado y de la realidad. Por tanto, el juego nunca puede sustituir la realidad sino que tiene que estar al servicio de ella.