En la actualidad hay mucha crítica hacia el "feminismo" por ser llevado al extremo, pero he de informaros que de eso que os quejáis no es del feminismo, sino del hembrismo. La diferencia entre ambos términos es bastante clara, el feminismo defiende la IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES, mientras que el hembrismo es un sinónimo de machismo, por lo cual es negativo ya que no defiende la igualdad sino la superioridad de la Mujer

Hemos pasado de un extremo a otro, y realmente lo que hay que buscar es la igualdad.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Al igual que el año pasado en todos los telediarios salieron las 57 mujeres que fallecieron a manos de sus maridos... ¿Por qué no aparecieron los 29 hombres que fallecieron a manos de sus esposas? Si lo que se busca es la igualdad, la violencia de género debería de acuñar a ambos géneros, no sólo referirse a la violencia del hombre hacia la mujer. 

Es cierto que las mujeres hemos sufrido, y seguimos sufriendo el machismo en casi todos los ámbitos, desde que nacemos la sociedad nos impone el que somos nosotras las de los sentimientos, las limpias y ordenadas, las débiles para desempeñar algunos trabajos, etc.

Por el contrario, los hombres tienen que ser los fuertes, los que nunca lloran, los que realicen los trabajos más duros... Y esto también es duro para ellos, ya que desde que son niños están sometidos a la presión que esta sociedad les impone. 

En general, a ambos sexos nos queda un largo camino por recorrer para borrar esos estúpidos roles a los que tan acostumbrados estamos, pero que no por ello son los correctos. 

En mi punto de vista, todos debemos de contribuir para que esta igualdad sea posible, empezando desde los más pequeños, sin meterles ningún tipo de prejuicio en la cabeza. Y las mujeres, que tanto hemos sufrido esta diferencia deberíamos de ser las primeras en defender la igualdad y no intentar degradar al hombre para "vengarnos" de lo que nos han hecho durante tantísimo tiempo, porque ya hemos avanzado, y porque ellos, al igual que nosotras, también sufren.