Primero de todo y antes de relatar mi opinión acerca de la muerte de Victor Barrio, me gustaría dar el pésame a la familia del fallecido. A sus 29 años, cuatro de ellos como torero, el joven segoviano perdió la vida en la arena de Teruel a "cuernos" de Lorenzo, de 529 kilogramos.

Hace ya años que los toros son una tradición y una imagen de la cultura española, uno de los elementos folklóricos por excelencia de la misma. Pero siempre me he preguntado el por qué matar a un animal se considera a día de hoy un arte, un arte que como desgraciadamente le ha tocado a Víctor se cobra vidas humanas en alguna ocasión.

No obstante, cuando es el torero el que pierde la vida se causa mucho revuelo y se le rinden todo tipo de homenajes.

Mientras tanto, al pobre animal que ha perdido la vida después de ser maltratado, porqué sí damas y caballeros, el toreo es maltrato, no se le hace ningún tipo de reconocimiento. Cabe recordar que tanto la flora como la fauna tienen tanto derecho a subsistir como los seres humanos, aunque bien es cierto que debemos aprovechar sus recursos para evitar nuestra extinción. Bien es cierto que sin comida no podríamos vivir, pero si se debe matar a un animal o a una planta que sea solo por el hecho de seguir habitando la tierra, para alimentarse, no para montar un espectáculo y ver sufrir a un pobre mamífero.

Por alguna extraña razón hay gente que admira a algo que llama "arte", pero ese es otro foco de discusión entre taurinos y antitaurinos. El debate es, ¿por qué se sigue llevando a cabo si mueren tanto toreros en la arena como civiles en los encierros? ¿Por qué hay una fiesta nacional que promueve el asesinato indiscriminado de animales?

Ya sigue resultando escandaloso que se siga celebrando San Fermín por todas esas causas, pero es que aún hay más agravantes.

Vídeos destacados del día

Entre cinco hombres abusaron presuntamente de una mujer en la madrugada del día siete, siendo uno de ellos recién licenciado como agente de la Guardia Civil. La misma organización de seguridad ha hecho saber que en caso de que dicha acusación sea real se encargarán de expulsarle.

Cuando me he levantado esta mañana y he leído en un rotativo conocido de España que es tradición matar a la madre del toro que asesina al torero me ha terminado de causar rechazo absoluto esta celebración. Pensemos un poco, un toro es un mamífero que cuando se siente atacado se defiende. Y si un animal tan voluminoso ataca a un humano que pesa seis o siete veces menos que él, pues lo más probable es que aquello termine en fatalidad. Pero por si no fuese suficiente, encima de ver morir a Víctor Barrio y de ejecutar al toro, ahora para rematar la jugada se quiere mandar al matadero a la madre del mamífero, como si ella tuviese la culpa de que su hijo tratase de salvar su vida.

Desde luego parece que la imagen de España en el extranjero seguirá viéndose perjudicada entre este tipo de tradiciones y el turismo de borrachera.

Luego querremos que nos vean como un país serio desde el fuera... Stop fiestas taurinas por favor. #Sanfermines #Toro de la Vega #Tortura