Tengo solo 21 años, no sé nada de la vida. Pero en realidad no necesito saber más para decir lo que me parece esta mierda de planeta, que vive a pie de guerra constantemente por "defender", como ellos aclaran, unos derechos que ya se nos han sido arrebatados.

En el año 1948, la ONU firmó una declaración de Derechos Humanos. Derechos, que como he dicho antes nos han arrebatado, o simplemente nos han hecho ver que existían cuando no es así. Todo ser humano tiene derecho a una vivienda, trabajo y condiciones dignas, es más o menos lo que yo entiendo de los derechos humanos. Y no es así. La gente esta siendo deshauciada por no poder pagar las hipotecas, porque no tienen un trabajo, por muchos estudios y/o experiencia que tengan.

Gente está dispuesta a robar comida en los supermercados para poder alimentar a su familia. Esa es la misma gente que va a la carcel mientras en tele5 se escucha que la infanta y políticos han sido absueltos por los cargos de robar millones. 

Nos han tomado por tontos. Y lo siguen haciendo.

No sé nada de guerras, pero sí sé, que este, no es el planeta en el que quiero vivir.

Recuerdo como mi bisabuelo me contaba las miserias y las degradantes anecdotas de la guerra civil y los tiempos de posguerra. Yo ya no le tengo miedo. Estoy acostumbrada a que las personas miren solo por su interes, porque las consecuencias pueden ser horribles. Estoy acostumbrada a ir por la ciudad y ver gente durmiendo entre cartones, sin comida, y desaliñados. Pero si te paras. Alrededor de toda esa gente, puedes ver a gente con altos cargos en el ayuntamiento, con ojos de grandeza mirando desde arriba, con desprecio, y tratando de basura a toda aquella gente que tiene que dormir en cajeros o en cualquier portal.

Vídeos destacados del día

"No es bonito que los turistas vean la ciudad llena de mendigos", dicen.

Para mí, no es bonito que se gasten millones en armamento para ir a atacar a países más pobres que el nuestro. No es bonito ese afán de conquista, de demostrarle al mundo que somos mejores que muchos otros. Porque no, somos todo lo contrario.

Guerras, guerras y más guerras. Gente que ha perdido a su familiares ha tenido que dejar su país, y nosotros, lo único que sabemos hacer bien es darles un coctel molotov de bienvenida. Porque muchas palabras duelen más que heridas, hieren más que las propias balas de las que han escapado.

La guerra ya ha empezado, y no nos damos cuenta.

Estamos dejando morir a gente mayor que no tiene familia ni dinero para pagar una residencia. Estamos dejando morir a niños que cada año nacen en condiciones inadecuadas. Estamos dejando morir a todas esas personas que eran como nosotros. Que quizá han tomado alguna mala decisión en su vida, que quizá hayan comprado acciones de bankia, o simplemente les hayan liado la cabeza con las preferentes de Abanca.

Y ahora se ven arruinados, pagando una hipoteca de una casa que no pueden disfrutar porque se la ha quedado el banco.

Yo grito, y pregunto, ¿por qué tiene que ser todo así? ¿Es tan difícil mantener en paz este planeta? ¿Es tan difícil mantener a flote los derechos humanos?

Artículos relacionados:

80 años de un comienzo de una guerra civil que dejó a España mucho más atrasada

Una misa para recordar a Franco. La vergüenza de un país

EEUU se divide ante el dolor #Desahucios #Corrupción #Denuncia