El músico catalán Quimi Portet, de El Último De La Fila, ha dado que hablar con su queja en las Redes Sociales por la respuesta poco educada, o de alguien con poca visión de mundo, de un camarero cuando él le pedía un café en catalán.

Objetivamente, si miramos la respuesta del camarero sin esa visceralidad insoportable que se la mira desde hace dos días, no es más que alguien que quiso hacerse el gracioso, y Portet, ofendido pero que no quiso montar el espectáculo, lo contó. Que lo de entender varias lenguas, menos el catalán y el mallorquín, hubiera merecido una respuesta mejor. Y más aún por el tono empleado.

Desde ayer, en Twitter, Quimi Portet es Trending Topic, y pocos se paran a pensar si su queja tendría razón.

Por no hablar de la Prensa de Madrid, interesada en encontrar como sea pruebas de que el catalanismo es malo, o maneras de tapar nuevos escándalos de corrupción como el del PP de Palma de Mallorca (a donde iba el barco de Baleària), recurren como siempre a lo más burdo, sea con titulares amarillistas como el del inefable OK Diario de Eduardo Inda, diciendo que Portet exigió el despido del camarero, cosa que nunca ocurrió. El camarero debería disculparse, pues en cualquier sitio, el buen trato al cliente es imprescindible. Y Portet no fue ningún déspota que cree que el camarero es su esclavo.

No sacaré aquí lo que he leído en Twitter contra Portet, pues necesitaría veinte artículos como éste, y varios tuits eran inenarrables. Uno deseaba que se murieran los seres queridos de Portet, otros haciendo juegos de palabras sin gracia de lo que dijo y lo que a ellos les parece gracioso.

Vídeos destacados del día

Sin contar uno, que llegó a decir que “el comisario de las esencias Quimi Portet colocará la estrella de David al camarero”. Menos mal que los catalanes, acostumbrados a estos sinsentidos, apenas han contestado y han preferido apoyar a Portet. Todos menos Jordi Cañas, de Ciudadanos, que presume en su Twitter de que “Quimi Portet me tiene bloqueado”…

La Prensa de Madrid es la que ha hinchado el globo, y los diarios La Razón y El Mundo, en vez de salvaguardar el anonimato del camarero para evitar problemas, han sacado su foto y le han entrevistado, llevando todo a donde quieren. Como si quisieran decir que mejor que el turismo no vaya a Catalunya, que vaya a Madrid o a cualquier otro sitio.

Vuelve a recordarme esto al globo que se hinchó en 2012 por los guiñoles de Canal + Francia, cuyas bromas sobre los deportistas españoles se vieron como una afrenta, y llevó al entonces Seleccionador francés de fútbol, Laurent Blanc, a decir “Estos días, es mejor no hablar en francés en España”, pues estaba entonces de visita y vio los ánimos alteradísimos, como si se encontrara en un país musulmán ofendido por las caricaturas de Mahoma. Un globo que aún existe, y que algunos hinchan de nuevo cuando les conviene.

Lo de Portet no tiene nada que ver, se difuminará en pocos días. Pero claro, como el PP no tiene asegurado el Gobierno, o si lo consigue, tendrá que pactar con la oposición hasta el color del despacho de Rajoy en La Moncloa, está nervioso y necesita peleas de bar como éstas para distraer la atención.

Si vemos, precisamente en las Redes Sociales, a fans de la serie Merlí, que como no les gusta el doblaje de la misma al castellano, han decidido verla en VO catalana con subtítulos, o aprender directamente la lengua, para disfrutarla, es de locos levantar la polémica con Quimi Portet. Patriotismo de baja estopa, que ni a Donald Trump le sirve. #Cataluña #Crónica Baleares