Desde que se dieron a conocer los resultados del proceso conocido en Reino Unido como Brexit han sido numerosas las columnas, noticias, informaciones, etc, que han intentado culpabilizar a un sector u otro.

       En un primer lugar se culpó directamente al Primer Ministros, David Cameron, quien tras conocer los resultados presentó su dimisión por haber perdido el referéndum. Un poco más en frío se culpabilizó a las personas mayores que fueron las que masivamente apoyaron la salida de la #Unión Europea, fueron muchos quienes se acogieron a la frase de “habéis hipotecado el futuro de vuestros hijos y nietos”. En última ocasión la culpabilidad parece haber caído sobre los jóvenes, según algunas fuentes consultadas por BN, el porcentaje de abstención ha sido muy alto en los votantes jóvenes, algo que muchos han calificado como excesiva pasividad y “pasotismo” de la gente joven en momentos tan delicados, viendo el índice de votación en las pasadas elecciones en España se pude apreciar que ese argumento es aplicable a todas las edades.

       Pocos medios y pocos analistas son los que han puesto el núcleo del problema en Bruselas.

Pocos se han atrevido a culpabilizar al Gobierno Europeo,  a los poderes fácticos y la omnipresente “Troika”.

       Consultando diferentes fuentes y varios analistas socio-políticas, a los que les preguntábamos sobre si es posible que todo fuera culpa de la mala imagen y la mala reputación que el Gobierno Europeo, así como las políticas de austeridad, están tomando en diferentes países. El abuso de poder en algunos momentos por parte de la omnipresente “Troika”, así como las presiones del FMI a los diferentes Estados de la Unión Europea está generando un caldo de cultivo que está provocando cada vez más un rechazo hacia la Unión Europea. En Grecia lo pudimos ver en las elecciones, en Italia algo similar, estamos viendo como Marine Le Penn y su rechazo a la Unión Europea va en aumento, en España cada vez hay un sentimiento más de rechazo al Gobierno de Bruselas y así un largo etcétera que han hecho que el Brexit por ejemplo pueda triunfar.

      Lo que parece que tienen que preguntarse ahora los Eurodiputados, el FMI y la “Troika” es si quieren que la Unión Europea siga siendo útil o si por el contrario harán oídos sordos y acabarán con la propia Unión Europea.

Vídeos destacados del día

Las políticas de austeridad y  recortes están generando desigualdad y por consiguiente un rechazo, cada vez mayor, de la Unión Europea.

     Cambiar o morir. #Angela Merkel #Corrupción