Hoy ha saltado a la Red la noticia, con un vídeo que llena tanto de vergüenza como la agresión a seguidoras de la selección española en Barcelona, pero si aquello fue un acto aislado, que no se ha vuelto a producir, lo que se ve en el vídeo es más lamentable aún, y mucho más si lo que ocurre ha pasado en un país extranjero.

¿No se han atrevido a hacerlo aquí? Porque no olvidemos que los incidentes se ha comprobado que pasaron en Toulouse, donde España jugó el primer partido de la Eurocopa (el segundo en Niza). Robaron una estelada de donde estaba colgada sin ningún problema para las autoridades locales.

Después de robarla a lo Pepe Gotera y Otilio, la queman, filmando la presunta hazaña, y con unos gritos ("Artur Mas, cámara de gas"), que, según las Leyes francesas precisamente, cuando se mencionan cosas referentes al Holocausto como son las cámaras de gas, serían un delito, que por simplemente negar que seis millones de judíos fueron exterminados por los nazis, en Francia o Alemania se castiga con la cárcel o una fuerte multa.

Si así demuestran su patriotismo, cuando no su machismo recalcitrante, recordando a ese alcalde balear, o ex alcalde, yo qué sé, que reivindica el Día del Machote frente al del Orgullo Gay, como si echara de menos aquellos tiempos en que “las mujeres siempre decían sí” a cuando al hombre le apetecía tener ciertos actos íntimos, por la fuerza o no, vuelven a tener más independentistas creados, y hacen algo a lo que el Gobierno Rajoy tiene pánico: que el independentismo catalán dé que hablar en el extranjero, donde no puede controlar a los medios de comunicación de otros países.

Porque una cosa es el patriotismo, legítimo, pero cometer un robo en un país que no es el suyo, de algo como una bandera que para un número de personas tiene valor sentimental, y otra degenerar en un acto de ultraje con vocabulario de pedir el exterminio a alguien, y más cuando un país como Israel todavía tiembla cuando oye hablar de las cámaras de gas, que le llevó incluso a capturar por su cuenta a criminales nazis huidos, desde Adolf Eichmann a Klaus Barbie. Vuelvo a decir que la Ley francesa condena cualquier alusión al Holocausto o incitación al odio, sea racial o religioso.

Vídeos destacados del día

Si la Prensa francesa está muy pendiente del portero español De Gea y su presunta implicación en prostitución, como le pasó a Karim Benzema, o recuerda la sentencia del dopaje en España con la Operación Puerto (en cuyo juicio hubo acreditados más periodistas franceses que españoles), este hecho les ha cubierto de gloria a esos exaltados que tienen una página en Facebook, con el rimbombante nombre de No estáis solos, España entera está en contra del separatismo.

Me recuerda esto a la película El Coronel Macià, en donde contaba cómo en 1905, el entonces Coronel del Ejército español, Francesc Macià se negó a solidarizarse con los militares que arrasaron la redacción de la revista satírica Cu-Cut!, una especie de Charlie Hebdo catalán, que satirizaba al Ejército, ya que en el asalto, gritaron “¡Muera Catalunya!” Mientras sus colegas firmaban manifiestos a favor de los asaltantes, él se negó en redondo a apoyarles. Consideraba, lógicamente, su actitud indignante, inaceptable en una institución que ante todo debe salvaguardar la paz.

Además, para defender a España, legítimo, hay otros métodos, civilizados. Busquen en el Diccionario lo que significa, no se lo pregunten a Belén Esteban, que esa no distingue entre Einstein y Popeye el Marino. #La Roja #Cataluña #Euro2016