Luego del referéndum que se llevó a cabo el jueves 23 de junio pasado para decidir si el Reino Unido debería salir (finalmente así fue) o permanecer en la #Unión Europea (UE), ha expuesto al resto del mundo a repensar geopolíticamente el planeta en que vivimos.

La anunciada renuncia del primer ministro, David Cameron, para octubre de este año y el divorcio con el “Reino Unido”, que valga la redundancia está más desunido que nunca en los países que lo componen como: Escocia, Gales e Irlanda del Norte; son algunas de las consecuencias de esta manifestación secesionista.

Cuando estuve en Inglaterra hace unos meses, la impresión que me dio era que estaba en un país que no estaba totalmente integrado a la UE.

Eso lo noté por ejemplo, al hacer unas compras con libras esterlinas, porque el #Euro no corre como moneda de curso legal.  

Este “corte de relaciones” con la UE, traerá aparejado una depreciación de la libra esterlina; con una apreciación del dólar americano frente al euro.

Londres, la ciudad por excelencia

Esta capital y ciudad más poblada de Inglaterra y del Reino Unido, está situada sobre el río Támesis (ver fotos que saqué), en la parte sur oriental de la isla de Gran Bretaña.

Fue fundada por los romanos, que la llamaron Londinium y es uno de los principales centros financieros del mundo, con el quinto mayor PIB (Producto Interno Bruto) metropolitano del mundo.

Posee 43 universidades que forman la mayor concentración de centros de enseñanza superior en Europa.

Londres contiene sitios del patrimonio mundial: la Torre de Londres; Jardines de Kew; el sitio comprende el Palacio de Westminster, la Abadía de Westminster, y la Iglesia de Santa Margarita; y el asentamiento histórico de Greenwich (en la que el Real Observatorio de Greenwich marca el Meridiano de Greenwich, 0 ° de longitud, y GMT).

Vídeos destacados del día

Con esto último, pude visitar curiosamente ambas mitades del mundo (0° de longitud en Greenwich y 0° de latitud en Quito).

Otros lugares de interés turísticos son el Buckingham Palace, el London Eye, Piccadilly Circus, la catedral de San Pablo, Trafalgar Square y The Shard.

Mientras que la ciudad de Westminster se convirtió en una verdadera capital en términos gubernamentales, la ciudad de Londres, terminó siendo la mayor ciudad y principal centro comercial, que floreció bajo su propia administración, la “Corporación de Londres”.

El West End es el principal distrito comercial y de ocio de Londres, que atrae a millones de turistas. El oeste de Londres incluye áreas residenciales caras, donde las propiedades se venden por decenas de millones de libras.

El East End es la zona más cercana al puerto original de Londres, conocido por su gran cantidad de inmigrantes, así como por ser una de las zonas más pobres de Londres. El área que rodea el este vio gran parte del desarrollo industrial de la ciudad.

En enero de 1565, sobrevino un fuerte estallido de actividad comercial. El mercantilismo creció y Londres se convirtió en el principal puerto del Mar del Norte, con muchísimos migrantes que llegaban a Inglaterra. La población aumentó de 50.000 habitantes en 1530 a aproximadamente 225.000 habitantes en 1605.

Toda una paradoja que hizo grande a este país, porque ahora cierra sus puertas a cada solicitud de permiso de residencia y trabajo a los inmigrantes, que serán tratados de acuerdo a las habilidades y calificaciones de cada solicitante.

  #Inmigración