Una polémica decisión de la Corte Suprema de Canadá ha dado mucho de que hablar en todo el mundo.

Todo viene a raíz del siguiente caso: Un hombre estaba condenado por haber querido abusar sexualmente de sus hijastras y, al parecer, también quiso involucrar a la mascota de la familia, de la que se supone que había abusado anteriormente en más de una ocasión. Este hombre fue asimismo acusado de bestialismo (termino empleado para designar a los actos sexuales entre seres humanos y #Animales), pero por diversas presiones sociales, la Corte Suprema dictaminó, a raíz de una ley que data de 1861, que si no hay penetración, no hay abuso.

Bien, ha raíz de esta noticia no he sabido donde meter la cabeza, porque una mezcla de horror, de rabia absoluta y de vergüenza ajena se han apoderado de mí nada más leerla.

No sé que se le pasa a la gente por la cabeza, en serio, no tengo ni idea, pero yo creo que este supuesto "progresismo" nos está llevando a plantearnos cosas que van fuera de los límites de todo lo razonable y que, no contentos con eso, nos está llevando a consentir auténticas atrocidades. Así mismo, me parece increíble que de un hombre que ha tratado de violar a sus hijastras la gente sólo se quede con lo de la mascota por el morbo del asunto.

A mí me gustaría comentar lo siguiente, porque creo que es importante abrir los ojos e ir matizando ciertas cosas. Lo primero de todo, me da mucha rabia que se compare la homosexualidad, por ejemplo, con la zoofilia, bien diciendo que ambas son prácticas atroces o bien de gente que dice que ambos parten de la libertad sexual del individuo y que merecen el respeto de la sociedad.

Vídeos destacados del día

Bien, que esto quede muy claro por favor, no es lo mismo que dos personas adultas (o de edades similares en caso de ser menores adolescentes) del mismo sexo puedan enamorarse o simplemente follar porque les gusta y pueden disfrutar de ello libremente. Otra cosa bien distinta es el sexo homosexual con menores, quienes no tienen capacidad para discernir y ni sus cuerpos ni mentes están preparados para el acto sexual, algo que es deplorable y un abuso de poder en toda regla, que conste, al igual que el sexo heterosexual con menores. Cualquier persona en su sano juicio condenaría a un hombre o a una mujer, por ejemplo, que ha obligado a un menor a practicarle sexo oral, pero claro, sin penetración no hay abuso ¿verdad? Hipócritas.

Con los animales pasa exactamente lo mismo, que éstos no puedan hablar, quejarse o discernir entre "el bien y el mal" no da derecho a que se abuse de ellos y se les obligue a mantener sexo con humanos.

Me parece repugnante y no hay más que hablar. #mascotas #Derechos Humanos