Mahatma Gandhi, en una de sus frases más celebres, dice que “Un país, una civilización se pude juzgar por la forma en la que trata a sus animales”. Si en España se emitiera un juicio teniendo en cuenta la frase de este abogado, político y pensador del siglo XIX, probablemente recibiríamos la pena más alta por parte del jurado. Una sentencia que por otra parte, sería más que merecida ya que nuestro trato hacia los animales es deleznable. Y no, no soy vegano ni hablo de los mataderos, me refiero a aquellos festejos escudados tras tradiciones bárbaras que datan del medievo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Una de las tradiciones que algunos defienden como “cultura”, es la que lleva celebrándose desde hace siglos en el pueblo de Tordesillas (Valladolid), donde cada mes de septiembre se celebra el “Torneo del Toro de la Vega”, un cruel y sanguinario espectáculo donde un toro es alanceado hasta la muerte mientras miles de personas de regocijan con el sufrimiento del animal.

Perdón, ¿he dicho sufrimiento? Puede que me haya equivocado, pues para esos “humanos” el toro no sufre ante las terribles alanceadas.

El Patronato de Castilla y León, finalmente ha decidido prohibir la matanza del animal a nivel público, es decir, los participantes podrán hacer sufrir al animal, pero no matarlo. Los tordesillanos, no contentos con esta decisión, han alegado que se les está privando de una tradición que forma parte de la cultura de los españoles. Vamos a hablar de tradiciones venga, que ya me arden los dedos y las teclas del teclado empiezan a deshacerse.

En la antigua roma existía algo que se le conocía como “El circo romano” que junto al teatro y el anfiteatro, era una de las instalaciones más importantes de las ciudades romanas. En el centro de dicho circo se levantaba la “arena”, donde por tradición y cultura, hombres luchaban en un sanguinario espectáculo que el público aplaudía.

Vídeos destacados del día

Con el paso de los años, y con la consiguiente evolución del ser humano, dicho acto quedó en el olvido. ¿Qué os parece si recuperamos esta tradición? Al menos ahí si luchaban en igualdad de condiciones. Pero sigamos con tradiciones sigamos.

Viajemos ahora al siglo XVI, esa época donde surgió un movimiento conocido como “La quema de brujas”, donde miles de mujeres eran quemadas en la hoguera por simplemente elaborar medicamentos con hierbas que otorga la naturaleza. Dicho movimiento fue llevado a cabo por el cristianismo, la religión más expandida en tiempos presentes y pasados. Esto también formaba parte de nuestra tradición, no hablamos de algo lejano si no de un hecho que sucedió aquí, en España.

Podríamos seguir, pero es mejor dejarlo aquí y que cada uno piense, si es que la cultura no se lo impide.