Dos días después de que se conocieran los resultados electorales del 20-D, se confirmaba lo que muchos españoles sabíamos: nos encontrábamos con la composición del Congreso más fracturado de la historia democrática de este país. El Partido Popular había ganado las #Elecciones del 2015, por lo tanto, tuvo la responsabilidad de formar #Gobierno en primera instancia. En un alarde de ingenio, a la propuesta del Rey Felipe VI, de acometer esta responsabilidad, la declina, escudándose en que no tiene los apoyos suficientes para tal encargo, y no les faltaba razón a los populares, sirviéndose de una regla de aritmética simple, pero creando unos daños colaterales de una situación de bloqueo institucional.

El Monarca Felipe VI, muy audaz, desbloquea esa situación y le hace el encargo al segundo partido mas votado en las elecciones: el Partido Socialista Obrero Español.

Una vez puestos en antecedentes, a la consecución de unos días, el PSOE firma un sorprendente pacto de Investidura y de propuestas con Ciudadanos de Albert Rivera, suscribe un acuerdo prenupcial, antes de conocer a las otras candidatas al matrimonio. El pacto, nunca dudando de su buena intencionalidad, tampoco se ajusta a la regla de la aritmética simple y está condenado al fracaso desde el momento de su firma.

El PSOE inicia su auto bloqueo particular, expresando a las demás fuerzas políticas que yo formo Gobierno con mi “novia” o no hay nada que hacer. Estimados lectores....nunca ha salido bien mezclar peras con manzanas, lo único en lo que coinciden los dos partidos es en la palabra que tanto fluye últimamente, que es el espacio de “centro” que todo partido político anhela.

Vídeos destacados del día

A mí que me expliquen que es el “centrismo” en este país, porque no lo ubico en el espectro político, se puede ser de centro, sí, pero o te giras a la izquierda o a la derecha, o así lo aprendí yo en su día.

En medio de esto surge Podemos con una proposición de Gobierno, que incluye ministros, así como Secretarías de Estado, grave error, no estuvo muy acertado, y evocando a una de las ya míticas frases del Presidente Rajoy, en respuesta a Podemos, primero lo que se tiene que hacer es conformar Gobierno y de lo otro ya tal...

Señores políticos, los ciudadanos dimos nuestra opinión el 20-D, muy diversificada a tenor de los resultados, pero la dimos, y son sólo ustedes los que tenían que haber tenido altura de Estado y dejar egos partidistas a un lado. Nuestros jóvenes estudiarán en un futuro no muy lejano, porque esto ya es historia, por qué la XI Legislatura con solo 111 días de duración, es la más corta de la historia democrática española.

No fueron capaces de anteponer los intereses de este país, que necesita de un Gobierno estable, sin fisuras, para intentar satisfacer las demandas de los ciudadanos que les hemos votado, en cuatro meses.

La situación es, al conocer la irreversible decisión de convocar de nuevo elecciones, de bochorno, actitudes desde el comienzo del año ridiculescas, cómico-trágicas y trasnochadas, de ahora sí y ahora no, por no hacer mención a las últimas iluminaciones de proponer candidatos “independientes” para revertir la situación, en fin...

Lo paradójico de este particular “Juego de Tronos” a la española, es que ahora la pelota pasa al tejado de la ciudadanía, que votaremos exactamente lo mismo, con el añadido del temor que planea por el alto índice abstencionista que probablemente se dé el 26-J. Monstruo éste de la abstención, que ustedes mismos han creado en esta corta legislatura.

Los emplazamos a la cita de las urnas del 26-J o esta “segunda vuelta” como algunos la denominan y a los elegidos en estos nuevos comicios, diálogo, sensatez y altura de Estado, que ciudadanos como el que suscribe estas palabras, nos merecemos que alguien nos gobierne, siendo el único requisito que les exigimos.

Un afectuoso abrazo a esas personas que les toque estar en una mesa electoral, suerte, porque la van a necesitar en tan soporífero día...