Lo que ha hecho saltar las alarmas sobre el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership en lengua inglesa; Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión, ATCI en español) ha sido el secretismo con el que se están llevando a cabo las negociaciones. Pero, qué es el TTIP. La propuesta que se lanza es un tratado de libre comercio trasatlántico entre la UE y EEUU.  Se espera la estimulación de la economía mediante la estandarización de las regulaciones legales, es decir, estandarización legal para empresas y corporaciones.

Los defensores del tratado de libre comercio han señalado como hechos positivos del acuerdo el beneficio económico que obtendrían las naciones implicadas en dicho tratado, además de que aumentaría exponencialmente la libertad económica y la repercusión positiva en la creación de empleo.

Pero esto es lo que los líderes políticos y ministros de economía siempre dicen de los acuerdos que llevan a cabo. Acordémonos de lo bonito que era formar parte de la #Unión Europea, y ahora nuestra soberanía se ha visto reducida alarmantemente.

¿Qué es el TTIP?

Se intenta explicar en términos beneficiosos a nivel global. Pero de esos beneficios no seremos receptores los ciudadanos, pues está enfocado a hacer aún más global el mercado, por lo que las grandes beneficiarias serán las corporaciones. Quienes llevarán la voz cantante en cualquier proceso legislativo en cuanto a alimentación o regulación laboral serán los lobbys empresariales, lo cual supone un duro golpe a la democracia. ¿En qué podría perjudicar a los ciudadanos, ya que no hay un beneficio claro y plasmado para nosotros?

Aspectos negativos

-Los derechos laborales serían mermados.

Vídeos destacados del día

En Europa los derechos de los trabajadores (la jornada laboral de ocho horas, sindicación, derecho a huelga, etc., sin ir más lejos) se ganaron a finales del siglo XIX principios del XX a través de la lucha. Pero en EEUU, los derechos no son tan completos como en Europa. Para empezar los sindicatos no pueden operar libremente.

El Mecanismo de Resolución de Controversias entre Inversores y Estados (ISDS) que incluye el TTIP supone un particular peligro para los ciudadanos y los Estados. Esta cláusula dice que si los beneficios de una corporación son afectados por una ley estatal, dicha empresa puede denunciar por daños al Estado: legislaciones medioambientales, laborales (salario mínimo o protección frente al despido), prohibiciones de productos concretos, subida de impuestos… Además, estos aspectos ya no se tratarán en los tribunales ordinarios, sino en unos tribunales de arbitraje cuyas resoluciones serán vinculantes internacionalmente.

-En el ámbito alimenticio, en EEUU está bien asentada la ingeniería genética y el ganado hormonado o los productos vegetales tratados químicamente (todo ello con el objetivo de aumentar la producción sin velar por la salud).

Todo esto todavía está prohibido en la Unión Europea, pero esa legislación tendrá que ser modificada si el TTIP entra en vigor. Con la entrada de España en la UE, debido a la aplicación de la PAC (Política Agrícola Común), nuestros ganaderos cántabros y asturianos se ven obligados a, literalmente, tirar a las alcantarillas cientos de litros de leche. ¿Qué pasaría con el TTIP? Aquí actúa el primer lobby, pues el Consejo Nacional de Productores de Carne de Cerdo de #Estados Unidos se ha pronunciado en contra de aceptar ningún acuerdo en el que la terapia hormonal esté prohibida. ¿Qué pasaría con el ganado porcino español? #Alimentos