Las nuevas elecciones no seducen a la población que, en su mayoría, desearía ya pasar a otro tema. La juventud no encuentra motivaciones para acercarse, el próximo 26, a las urnas. Por eso hemos entrevistado a Alejandro Souto, estudiante del Doble Grado en Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid, como contracara de la apatía política.

¿Qué crees que pasará con las próximas elecciones?

Hay varios factores que pueden resultar decisivos en la configuración del nuevo escenario político que surgirá tras los comicios. El pacto entre #Podemos e IU puede sumar escaños al bloque de izquierdas, puesto que, debido a los efectos de la ley electoral española en muchas circunscripciones donde Ciudadanos ostenta el tercer o segundo puesto, los diputados de la formación naranja se verían sobrepasados por una coalición de izquierdas, perdiendo representatividad.

Esto, además, se suma al previsible trasvase de votos de Ciudadanos al Partido Popular, quien probablemente también recupere parte del voto desmovilizado que se había decantado por la abstención en los últimos comicios.

¿Qué pactos se decantan para el 26 de junio?

En cuanto a los pactos poselectorales, las luchas internas del #PSOE y la convocatoria de unas primarias que probablemente no gane de nuevo Pedro Sánchez si se presenta Susana Díaz alejarán a los socialistas más aún del pacto con Podemos o una posible coalición de izquierdas. En el bloque conservador, si la suma de escaños del Partido Popular y Ciudadanos les permite sacar adelante una investidura, el pacto será casi automático, pero no parece que tengan ningún otro apoyo en el Congreso que lo haga posible en caso de que no lleguen a la cifra requerida.

Vídeos destacados del día

¿Será más fácil después de los segundos comicios formar gobierno?

No será más fácil formar gobierno si el bloque conservador o el izquierdista no consiguen mayoría absoluta sin tener que recurrir a formaciones de carácter independentista o anticonstitucionalista. Sin embargo, la presión puesta en los partidos por parte de la sociedad y los mercados hará que, si bien no sea menos difícil, los líderes políticos estén dispuestos a sacrificar mucho más si es necesario para alcanzar un pacto de gobernabilidad en España.

¿Quiénes han salido beneficiados con esta situación y quiénes han perdido?

La situación de ingobernabilidad por sí misma beneficia a los dos grandes partidos políticos españoles, el #PP y el PSOE, puesto que ante la inseguridad que genera el no tener gobierno muchos exvotantes descontentos con estas formaciones, que habían migrado a los "nuevos partidos" o simplemente habían optado por la abstención, vuelvan a votar, bien por resignación o bien por miedo. Sin embargo, este efecto se verá bastante suavizado por los escandalosos casos de corrupción que han asolado al Partido Popular durante el proceso de negociaciones y por la incapacidad del PSOE para negociar con la izquierda, así como por su pacto con el centro-derecha de Ciudadanos.

No va a haber grandes perjudicados o grandes favorecidos de esta situación. El único que puede obtener una mejora significativa en porcentaje de voto es Podemos solo en el caso de que consiga llevar a buen puerto su alianza con IU. Esto es un arma de doble filo, porque si la coalición finalmente no sucede, tanto el electorado como la Ley Electoral castigarán severamente a ambas formaciones políticas.

¿Crees que esta situación repercutirá en la cantidad de personas que concurran a votar?

La participación en el proceso electoral será probablemente similar a la de las elecciones del 20 de diciembre, pudiendo incluso aumentar ligeramente dada la situación de excepcionalidad y urgencia de un nuevo gobierno, pero quedando supeditada a la capacidad de movilización y el tipo de discurso que adopten las formaciones durante la campaña electoral.