Todo empezó con mi conversación el jueves con un amigo gay de mi mejor amiga. Se trata de un chico homosexual muy agradable, estaba explicándome la reacción de su familia conservadora al descubrir que tenía un hijo gay. Todo iba bien hasta que dentro mío sonó una alarma cuando dijo: “Yo si tengo hijos, prefiero que sean heterosexuales.” 

 

Ante este comentario que mis oídos no podían creerse, me puse a pensar en como estaba rechazándose a sí mismo. Prosiguió criticando las actitudes exageradamente extrovertidas y claramente excesivamente provocativas del sector homosexual al que pertenecía. Después de darle algunas vueltas, me recordó a un hombre Brasileño que trabajó para mis padres en el pasado, era negro y homosexual, y sin embargo recuerdo perfectamente que era un Anti-musulmán declarado y de hecho trataba a estos con exagerado desprecio.

A los doce años que yo tenía entonces (2005), ya me había resultado irónico, que una persona que pertenecía a dos colectivos que históricamente habían sido tan perseguidos estuviera tan abiertamente en contra de otro colectivo como el de la religión musulmana.

 

Y así se desintegró el avance de tolerancia que hasta el otro día pensé que merecía ser celebrado. Paseas por las calles de Barcelona y evidentemente ves a chicas de la mano dándose besitos sin pudor alguno porque se sienten cómodas, la bisexualidad ya es un estatus aceptado entre las generaciones más jóvenes . Y sin embargo, ni ellos mismos en ocasiones llegan a querer que sus hijos sean como ellos. A mi me parece entender que hay desprecio contra sí mismo en su voluntad de esperar que sus descendientes no compartan su #Sexualidad

 

Estamos construyendo una sociedad cada vez más parecida a la Americana, con una doble moral que celebra la bonita tolerancia y el alejamiento del pensamiento más conservador, pero aun así se muestra reticente a la hora de realmente integrar y poner en práctica la mentalidad tan abierta que declaran haber adquirido.

Vídeos destacados del día

Volvemos a lo mismo de siempre: pensemos antes de hablar. #Libertad