Estamos ante unos comicios electorales decisivos para el futuro de España y para la estabilidad de Europa y el concierto de naciones mundial. Lo que aquí suceda marcará, no solo el futuro de España, sino la senda por la que el mundo discurra, que será de reafirmación del orden, el crecimiento económico, la valoración del individuo, la libertad de prensa y empresarial, la solidaridad social e internacional y la lucha y aplastamiento del terrorismo internacional y los autócratas que aún gobiernan ya sea en África, Asia y los gobiernos caudillistas y populistas que abundan en América del Sur y en algunas regiones y zonas incluso de Europa, si gobierna la opción adecuada.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Hay dos opciones: la sensata, moderada y liberal del Partido Popular que afianzará definitivamente el crecimiento económico y dejará atrás la crisis económica y hará que alrededor de 2020 haya veinte millones de españoles trabajando y la tasa de desempleo se reducirá a cerca de la mitad de la actual, con el consiguiente aumento del bienestar de los españoles, que acabará llegando, como la marea cuando sube, incluso a los sectores más desfavorecidos y empobrecidos de nuestra sociedad con la mejora de su Calidad de vida y la disminución de la contestación social y el malestar que la crisis ha generado además de la recuperación de una clase media fuerte que vertebre el país.También hay que valorar que la política educativa empieza a dar frutos con la regresión de la tasa de abandono escolar, el fomento de la lectura y el interés por la ciencia matematizada, que acabarán por elevar la calidad y extensión de la cultura y el conocimiento que nuestros discentes poseen y que junto con una formación profesional de calidad y de prestigio nutrirán la demanda de personal cualificado que exige la sociedad del conocimiento del siglo XXI.

La otra opción es el conglomerado de fuerzas oscurantistas y reaccionarias que buscan la destrucción del adversario y por extensión de España, aunque se vistan de moderados y "progresistas" cuando les conviene formado por el socialismo español, la izquierda neocomunista, la izquierda populista y los separatistas catalanes y vascos que intentarán tras las elecciones la reedición de un Frente Popular que asalte el poder y aniquile todas las políticas y sus beneficios para la sociedad que ha construido el PP.

Así que mucho cuidado y no se dejen engañar por las apariencias e intenten descifrar las verdaderas intenciones de cada cual más allá de sus palabras y gestos. Recuerden que está en juego su futuro y el de las próximas generaciones en el voto que Usted deposite el 26 de Junio.