La próxima contienda electoral se presenta decisiva a la hora de encauzar a España por la senda de la prosperidad, el desarrollo económico y el progresivo aumento del bienestar, además de colocarnos definitivamente entre los países preponderantes del mundo.

Una vez que nuestras profundas raíces espirituales cristianas (católicas) e ibéricas han conseguido integrarse definitivamente, en un movimiento cultural y civilizado de largo alcance, en el panorama intelectual de las mayores potencias político-culturales del orbe y hemos conseguido homologar y naturalizar el pensamiento político propio de la Nación española basado en valores eternos como la solidaridad, la generosidad, el auxilio al necesitado, la rectitud de intenciones en el desarrollo de la actividad mercantil-empresarial, la preocupación por el derecho internacional, ( además de dar apoyo a nuestros aliados naturales de la OTAN y la UE, y buscar una benéfica influencia entre los países Hispanoamericanos, que redunde en ofrecer un apoyo a su modernización y aumento del bienestar material y espiritual de sus pueblos) y en el reconocimiento del valor sagrado de la vida y dignidad humanas con raíces en el Evangelio, estamos en condiciones de jugar un papel relevante en el concierto internacional de naciones.

Todo este caudal de bondades y virtudes que pueden volver a recuperarse del acervo de nuestra larga historia como Nación, es el que está en peligro si la alianza  PODEMOS-IU,  con la colaboración del PSOE, alcanza el Gobierno. De todos es conocido el sectarismo de la formación morada, aunque se vista con piel de cordero y tan sólo dejen, sus dirigentes, ver alguna sonrisa cínica cada vez que les incomoda algo.

Pero no se engañen, detrás del disfraz de cordero está la bestia totalitaria estalinista-chavista que va arrasar con las libertades (como la libertad de prensa), y causará un destrozo considerable a la economía y al tejido productivo del país, detrayendo inversiones y generando enorme gasto público y déficit además de frenar el desarrollo de infraestructuras, y provocando un aumento del paro y la miseria.

Vídeos destacados del día

En el actual panorama político, sólo el voto al PP garantiza la continuación de la senda de la recuperación económica, del empleo y del bienestar, para que éste, logre alcanzar a las capas sociales más desfavorecidas, a través de la transmisión de renta a éstas, mediante la obtención de puestos de trabajo y salarios acordes a sus capacidades y nivel formativo y, poder dejar atrás la pesadilla de una crisis que se gestó y expandió  hasta convertirse en un profundo abismo, debido a la negación de la realidad, la incompetencia, ineptitud y negligencia del gobierno socialista de la época.