Es interesante cuando revisamos las noticias nacionales e internacionales y las comparamos con la profecía que está escrita en la Biblia, específicamente en el libro de San Mateo 24:4-8.

Pareciera que lo que está profetizado en la escritura (Mt.24:4-8) sea ha venido  cumpliendo. Las advertencias son claras en cuanto a falsos mesías (profetas) que están llevando a muchos por el camino equivocado; prevaricando falsas doctrinas y engaño.

Las guerras, rumores de guerras, levantamiento de naciones contra naciones, pestes, tsunamis, terremotos, hambres, sequias, inundaciones, en fin una serie de eventos que a diario la humanidad vive y que a través de las redes sociales hacen constatar lo que esta profetizado en la Biblia.

La Biblia dice que la humanidad no debe perturbarse, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Y todo esto será principio de dolores.

Actualmente en Venezuela están aconteciendo eventos como las que existen entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo; algo parecido a lo que está ocurriendo en Brasil y lo que ocurrió en Paraguay hace unos años atrás. A parte de esta desestabilización política; Venezuela padece desde hace tres (3) años consecutivos de una sequía severa e incluso el Estado ha declarado una emergencia nacional, sin escapar en lo económico de una baja del precio del barril del petróleo que ha ocasionado un ajuste del presupuesto nacional, es decir, Venezuela vive una Crisis política, económica y ambiental.

En Ecuador ha ocurrido un terremoto desbastador.

Vídeos destacados del día

Paralelamente en el Uruguay se ha manifestado un tornado. En Chile altas densidades de lluvias han estado cayendo en esa nación; el Estado ha activado un alerta roja. En México la situación esta delicada y en alerta con respecto a la posibilidad de una erosión volcánica. Este invierno pasado en USA pasó los límites de las temperaturas mínimas.        

Pareciera que Dios está dando a la humanidad señales en este tiempo de los designios que van a acontecer en un futuro no muy lejano. Habla de que estos eventos son principios de dolores de parto para lo que se avecina, el cual son siete (7) años de tribulación que están registrados en el libro de Apocalipsis.