Hoy quiero alejarme un poco del misterio y las leyendas para hablar de un tema que me preocupa a la vez que hace que me salga de mis casillas, el periodismo. Si a día de hoy realizáramos una nueva definición de lo que significa esta profesión, probablemente diríamos que el periodismo, es hablar de política o deportes, nada más. ¿Para eso hacen falta cuatro años carrera? Me pregunto. ¿Dónde ha quedado ese periodismo de investigación y sucesos de finales de los años sesenta y principios de los setenta? La respuesta es sencilla, en el olvido.

Desde hace ya unas semanas, un rayo de esperanza amenaza con levantar nuevamente este periodismo, pues lo antes mencionado más que una disciplina o una profesión es un salsa roseo donde se defienden no los intereses de una sociedad, sino los personales y profesionales de cada individuo.

Como iba diciendo, ese rayo de esperanza, empezó hace dos semanas con la emisión de la serie “El Caso: Crónica de sucesos” en Televisión Española. Dirigido por Iñaki Mercero, Javier Quintas y José Ramos Painó y con la colaboración de grandes pioneros del periodismo de crónica negra como Juan Rada (que también fue director del semanario El Caso). La serie, nos transporta a la España de finales de los sesenta, donde se producían los crímenes más macabros y perturbadores que uno se pueda imaginar y, eran los periodistas, los que de principio a fin, resolvían todos los misterios.

A veces pienso que me he equivocado de época o incluso de planeta. No sé qué hago viviendo en un mundo donde lo que tiene más “bombo”, es ver quien gana Gran Hermano y la “escritora” más exitosa, es una tal Belén Esteban.

Vídeos destacados del día

Pero vaya, parece ser que Televisión Española (TVE1), intenta cambiar las cosas, aunque en un país de “borregos”, donde la gente se manifiesta en apoyo a los concursantes de un reality show ridículo y no por los derechos de los ciudadanos, un país donde lo que premia es retransmitir un partido del Barça contra el Madrid, en vez de premiar a aquellos que con valor, se infiltran en las sectas más peligrosas o, un país donde los gritos de una verdulera van a misa, lo veo difícil que algún día todo esto cambie.

Aun así, en nombre del periodismo, repito, del periodismo, no del borreguismo, muchas gracias a TVE1 y en especial a Juan Rada, por estar día a día intentándolo. Atentamente, un futuro periodista del #Misterio y de la crónica negra, que cada martes, siente envidia de aquellos que eran verdaderos periodistas a los pies de la gente. #Manifestación #Denuncia