Recortes en los derechos laborales, recortes en los servicios de salud y educación, aumento del número de multimillonarios en España y a la vez se disparan los que están por debajo del umbral de la pobreza. Una importante cantidad de responsables políticos siendo presuntos delincuentes, y por último, cuatro partidos que no son capaces de dar respuesta a lo que ha elegido el electorado.

Con este panorama igual puede que un día uno se levante revolucionario y tuitee un "mecachis en la mar" y a la noche a ver el fútbol para desconectar del día a día.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Con este tipo de respuestas se da un margen a los políticos de movimiento que no tienen ningún tipo de temor ante sus incumplimientos electorales o negligencias.

La sociedad responde en gran medida a la educación recibida y reconozcámoslo, nos han educado en una sociedad individualista, donde "ande yo caliente ríase la gente".

Donde el bien común es que gane nuestro equipo de fútbol y donde la solidaridad es individualizada, es decir, si doy un "me gusta" en mi facebook a esa causa solidaria o si me pongo un símbolo un día señalado a favor de la campaña que toque, con eso mi conciencia queda calmada pero, seamos realistas, la mayoría de estas cosas queda en agua de borrajas ya que no quitándoles valor son gestos.

¿Por qué cuando hay un cambio de gobierno, intentan realizar un cambio de plan en el sistema educativo? Tener a las personas adormiladas supone una ventaja al político negligente. Rara vez en las aulas se enseña a pensar o se enseña a averiguar, colaborar o trabajar en equipo dando autonomía y sin poner límites. Se sigue adoctrinando, se sigue trabajando a la antigua usanza, las facultades de magisterio, deberían ser las facultades de mayor prestigio y actualmente no dotan de las capacidades necesarias a muchos futuros docentes y permite que muchas personas sin vocación lleguen a las aulas a adoctrinar.

Vídeos destacados del día

Pink Floyd Another Brick in the Wall es un buen ejemplo para reflexionar.

El dicho cada pueblo tiene lo que se merece, suele sentar mal oírlo ya que deposita en nosotros y nosotras, la responsabilidad de la situación actual, pero a veces hay que hacer un ejercicio de autoanálisis para entender qué esta pasando.