2

Mientras aquí unos tratan de defender como sea a la Familia Real si salen nuevas corruptelas, o a los políticos corruptos si son atacados en sus casas o incluso si se abuchea al Rey en la final de la Copa de la Letizia (sí, de la Letizia, pues ganaría mucho si fuera ella quien diera el Discurso de Navidad en vez de su marido, y los televidentes saldríamos ganando) con Leyes Mordaza, en Islandia pasa algo diferente.

La Ley Mordaza, polémica desde que se planteó y que ahora resulta más contraproducente que otra cosa, poniendo a este país casi a la altura de Arabia Saudí, donde hablar mal del Régimen te cuesta mil latigazos y eso se convierte en espectáculo público, o del Irán de los ayatollahs, como se vio cuando las protestas reprimidas contra el Régimen de Mahmud Admadineyad.

Además, con las redes sociales, ya no pueden reprimir eso.

Aunque lo consigan a nivel estatal, queda el extranjero, y lo que hace años denunciaban diarios como Le Monde, quebradero de cabeza para el franquismo. Y no les sirve ya la autarquía y el aislamiento del franquismo en sus comienzos. Si no te abres al extranjero, no eres nadie. Y no creo que en su orgullo, los señores del Gobierno permitan que este país sea de segunda.

Pues Islandia, al saberse que su Primer Ministro conservador había invertido en sociedades panameñas ilegales o de funcionamiento extraño, su pueblo se ha echado a la calle para exigir su dimisión. Y lo hace ante el Parlamento. Lo que aquí te cuesta la cárcel, aunque sea una protesta pacífica, allí nada de eso.

Rajoy, en aquella vez que fue a La Sexta Noche, trataba de decir “No entiendo qué ven de malo en la Ley de Seguridad Ciudadana” (nombre eufemístico de la Ley Mordaza). Yo estaba entre el público, y aunque se le veía más seguro que otras veces, no nos tragábamos mucho sus palabras de padre comprensivo que nos trata al estilo “Padre, perdónalos, pues no saben lo que hacen”.

Si hace poco, la revista El Jueves recordaba que muchísimos habitantes del país ya viven en otros países, donde encontraron trabajo mejor y una sociedad más desarrollada, algo que también el Gobierno Rajoy ha desdeñado (“la movilidad exterior”), como si esperaran que “como España no hay nada” y que “la oveja descarriada volverá al redil”. Eso quedará mejor para esa serie mediocre “Buscando el Norte”, con sus chistes patrioteros de vergüenza ajena, donde a los alemanes en general los muestran peor que a los minusválidos psíquicos, y donde los de aquí parece que son los únicos del planeta que funcionan en la cama.

Vídeos destacados del día

Con tanta Corrupción sin atacarla de verdad, con tantas medallas dadas a Vírgenes cuya función no es de este mundo (por eso fracasan en lo terrenal, no iban a hacerle el trabajo como a San Isidro los ángeles), con tanta manera anticuada de ver el mundo, donde incluso su querido Spielberg, para ellos ejemplo del cine con valores familiares, le da premios entusiasmado a películas con escenas de cama lésbicas de 6 minutos y 52 segundos. Hasta John Wayne se reciclaría y hoy en día sería más como Depardieu que otra cosa.

Por ello, casi mejor que nos vayamos hasta Islandia, aunque haga muchísimo frío y en varias épocas del año sea de día o de noche casi todo el día. Hasta que aquí se modernicen de una vez. Que hace años parecía que lo conseguían y la cosa, comparada con el resto de Europa, buf… Que aquí se creen que ser el mejor país del mundo es ganar Eurocopas y Mundiales de fútbol o de baloncesto.