José Manuel Soria no debe conocer el refranero español, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Los papeles de Panamá están sembrando el caos en la política y sociedad española. Tal vez no sea sorpresa que un político del PP haya evadido sus deberes con Hacienda, hasta el ex Presidente del Gobierno José María Aznar se ha visto implicado esta semana y ha sido multado por ello. ¿Dónde están los limites de inmoralidad en el Partido Popular?

Hoy nos hemos levantado con la renuncia del Ministro de Industria José Manuel Soria, si algo tienen en común todos los mentirosos es que da igual como de acorralados se vean que mantienen su mentira hasta el final.

Él decía y perjuraba que no tenía una sociedad offshore ni en Panamá ni en Jersey, tras no poder aportar ninguna prueba que demostrara lo contario y verse contra la espada y la pared ha decidido salir por patas.

Uno no hace otra cosa que recordar las declaraciones de Sr. Rajoy a preguntas de si tenía que dimitir por la metástasis corruptiva que tiene el PP, dijo: Yo dimitiría si un miembro del Gobierno estuviese implicado en algo sucio. Es de suponer que sus palabras quedarán en aguas de borrajas.

Si fueran otros tiempos, la palabra de un hombre lo sería todo, pero parece que en estos tiempos las palabras de los hombres se las lleva el viento. Sin duda la mentira no es un delito, de ser así casi todos los políticos de este país estarían condenados. Cabe esperar que todo este cúmulo de despropósitos en el Partido Popular pueda pasarle factura en unas futuras y próximas elecciones.

Vídeos destacados del día

La mala noticia es que esto no es la final de Gran Hermano Vip así que seguramente no haya una manifestación en ninguna de las plazas de este país pidiendo la dimisión de Mariano Rajoy y todo su Gobierno. En otros países tras tantos casos de corrupción el partido político ya estaría disuelto. Pero esto es España y la impunidad política para estar a la orden del día, da la sensación de que no hay una justicia real e igualitaria para todo el mundo.