Los problemas de liquidez en #Cataluña son una realidad innegable a día de hoy. Sin embargo, la Generalidad de Cataluña en lugar de solucionar este dichoso obstáculo, lo que hace es agravar está traba sin velar por el interés general de todos los ciudadanos, optando por seguir manteniendo unas estructuras de Estado, que jamás deberíamos haber tenido y que son muy costosas, como es el caso por ejemplo de las embajadas catalanas.

En estos momentos de especial dificultad, la deuda pública catalana supera los 70.000 millones de euros el coste de la financiación catalana está llegando al 60%. En palabras del propio vicepresidente  y conseller de Economía, Oriol Junqueras, ha asegurado que "la tesorería catalana está en una situación muy, muy compleja".

No obstante, la Generalidad de Cataluña culpa al resto de los españoles de su déficit, porque aseguran que dan más de lo que tienen, negando así su mala administración en dicha institución.

Además, la Generalidad ha aumentado en 900 millones de euros el gasto, siendo así aún más difícil alcanzar el objetivo de déficit pactado con el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy. Por lo tanto, el presente y el futuro de Cataluña está hipotecado y condenado a una deuda que no pagaremos hasta dentro de varias décadas. Una situación vergonzosa y que demuestra la deficiencia de algunos de nuestros gobernantes.

Por lo tanto, lo que debe hacer el President de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigmdemont es dejarse de delirios separatistas y comenzar a eliminar el despilfarro que existe en la instituciones catalanas, ya que no podemos seguir perdiendo recursos económicos sin sentido común.

Vídeos destacados del día

En definitiva, los ciudadanos quieren un #Gobierno catalán que no les mienta y que trabaje para todos y cada uno de ellos, no para una minoría de la sociedad catalana, por eso el show debe culminar con un punto y final, o sino tarde o temprano la tragedia se mascara en escalas todavía mayores, y no será precisamente culpa de aquellos que advertimos de está situación tan desoladora y compleja a la que nos enfrentamos. #Política Barcelona