2

Otra temporada más y bajo un sospechoso argumento, el Cabildo de Gran Canaria abre la veda para que cazadores de toda España, especialmente de Andalucía hagan turismo sangriento en nuestra isla. Al parecer el motivo principal es que las alrededor de 200 cabras salvajes que viven en la isla hace un daño irreparable a la flora canaria y al ecosistema. La verdad que el daño irreparable lo hacen, si pero las instituciones insulares al empeñarse en gastarse el dinero que nos envía Europa desde hace décadas para reforestar, con flora alóctona en muchos casos, zonas de la isla donde no crece ni la vegetación halófila.

Con este argumento, que las cabras se comen lo reforestado y la escasa flora silvestre autóctona, lleva el Cabildo de Gran Canaria años organizando, al parecer en nombre de Europa y sus instituciones, cacerías indiscriminadas de estos Animales porque ponen en peligro el medio ambiente. Pues bien, por un lado se ha demostrado que las cabras salvajes no se alimentan de cedros, acebuches, sabinas e incluso pinos, argumento principal de los asesinos que permiten y si acaso se lucran de esta vergüenza.

Y por otro lado, se ha demostrado que el 90% de la reforestación llevada a cabo por el Cabildo, con dinero de todos, se lleva a cabo en terrenos agrestes, con condiciones climáticas extremas, muriendo a los pocos días las cepas que se plantan.

En alguna que otra ocasión las instituciones insulares han afirmado que la Comisión Europea respalda este tipo de barbarie, a lo que la misma ha respondido por vía escrita que ni está a favor, ni financia este tipo de eco-terrorismo. Una vez más, la sociedad  española se enfrenta a un ejercicio de madurez y responsabilidad. ¿Sabrá estar a la altura de las circunstancias como ocurre en otras atrocidades como el toreo, tirar una cabra de un campanario, las peleas de gallos o el abandono animal? ¿Lo harán con toda su energía las asociaciones animalistas en este país?

Lo único cierto es que desde mañana 2 de abril hasta el día 15 del mismo mes, los cazadores “furtivos” autorizados por el “excelentisimo” Cabildo Insular de Gran Canaria, gobernado por Podemos, PSOE y Nueva Canarias ejecutarán una vez más, como ya hacía el PP en el pasado, otra injusta sentencia de muerte contra las cabras, animales que llevan sobre canarias más de 2000 años y que se trajeron los aborígenes como medio de subsistencia.

Vídeos destacados del día

No me queda más que comparar a estos políticos como demagogos y asesinos, de animales, pero asesinos. Es tiempo de que “los políticos del cambio” se pongan las pilas en estos asuntos. España es una sociedad madura y sabe estar a la altura de las circunstancias. No os llenéis la boca con que sois la nueva política, estáis demostrando que sois lo mismo, la misma política cochambrosa que corroe a este país desde tiempos de Isabel II.