Tiempos difíciles recorren la actualidad socio-política de España. Unos dirigentes que piensan más en unas próximas elecciones y en las cuales quieren partir desde un lugar privilegiado. Ninguno de ellos parece ser el candidato idóneo para salir desde la “pole”, aunque todos se disputan ese primer puesto de salida parece ser que ninguno muestra altura de miras para conseguirlo.

      Si atenemos a lo que las encuestas nos dicen son los populares los que parten desde esa posición privilegiada. Posición de la que parten gracias a dos consecuencias, por un lado a una sociedad falta de conocimientos políticos y una socialdemocracia que parece haber perdido el rumbo.

        Por mal que nos siente, es normal que los populares en este caso nos tomen por idiotas, han permitido un entramado de corrupción al alcance de un país tercer mundista, nos han mentido a diario, no sólo durante el gobierno, sino también durante las campañas electorales y aun así parece no importar a una inmensa mayoría de la sociedad.

       Si hemos visto como el primer ministro Británico pedía perdón por  su aparición en los papeles de Panamá y como  el primer ministro islandés dimitía ante las protestas ciudadanos tras ser salpicado por los papeles de Panamá. Hemos sido conocedores de las protestas en Argentina por el mismo asunto y la presión ejercida a Macri, quien ha dado las pertinentes explicaciones y aun así la sociedad sigue presionando. En España el Ministro Soria no sólo no da explicaciones convincentes, sino que encima miente y manipula la información y mientras tanto los españoles seguimos sentados y dejando que gobierne un partido popular que a extenuado la viabilidad vital y económica de España.

        Los socialdemócratas del PSOE que son la pieza angular para formar gobierno han pactado con Ciudadanos y en las diferentes votaciones en el parlamento ya se ha demostrado que son posiciones antagónicas, no han coincidido en ninguna reforma importante.

Vídeos destacados del día

Sin embargo en la ley de emergencia social si han coincidido PSOE y Podemos, se demuestra que si hay voluntad es posible que si sumen las fuerzas de izquierdas.

       Habrá elecciones según parece indicar todo, no porque los números no den, sino por el orgullo. Las fuerzas de la izquierda como siempre caracterizándose por su diversidad hacen que el voto se divida y que la derecha monolítica adquiera más poder. Una derecha vieja y casposa encarnada en el Partido Popular y una derecha joven pero igual de casposa y prepotente, encarnada en Ciudadanos que se ha ido retratando tanto en la reforma de la LOMCE como en la Ley de Emergencia Social.

       Llegarán elecciones y la sociedad seguirá igual, temerosa gracias a la vieja política del miedo. Si tras el franquismo el terror lo encarnaba el PSOE ahora es Podemos los que destruirán nuestro Estado. Felipe González gobernó muchos años con el PSOE y el país no se derrumbó, es más se consiguieron muchos logros, por lo tanto quizás sea hora de no tener miedo y votar libre, de fomentar la cultura política y sobre todo incrementar el pensamiento crítico.

        Si nos toman por idiotas es porque les damos la razón cuando más de siete millones de personas votan al partido popular del caso Púnica, caso Taula, Imelsa, Brugal… y más allá de castigarlos no votándoles se les sigue votando y permitiendo el saqueo de España. Ser patriota y buen español es votar a otro partido que no sea al partido popular más corrupto de la historia.