“La vanidad hace siempre traición a nuestra prudencia y aún a nuestro interés”.

Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.

Debo advertir que la presente reflexión parte de un contexto teórico “historicista”, es decir, desde las influencias de análisis histórico de Braudel, padre de la teoría de la “larga duración”; y también, de una manera periférica, desde una perspectiva ontológica. Y el tema del cual se va a reflexionar es (porque así lo propone la coyuntura periodística que estamos viviendo), los papeles de Panamá.

No es posible negar la intensa relación que existe entre la riqueza y el poder de grandes compañías y personajes, con la evasión de impuestos y el lavado de dinero, en todas sus expresiones.

Partiendo de esa idea, no debiera sorprendernos los trapos sucios que muestran precisamente los papeles de Panamá. Si se ha vuelto un tema mediático, no es particularmente por el hecho de que “ventile” los artilugios que muchos poderosos han utilizado y están en el aparente “ojo del huracán”, sino por la estructura y el manejo que ha permitido poner al descubierto dicha situación.

Y menciono al final del párrafo anterior la idea de que los personajes señalados en el evento de la mayor filtración de documentos, están en el ojo del huracán. Y eso es todo, se duda mucho que algunos de ellos se vean realmente afectados por dicha situación, y hablo desde el punto de vista público. En lo privado sabrá Dios como estén en su conciencia. Lo más probable es que asuman esto de manera superficial y se obsesionen con el diseño de una estrategia para salir de este embrollo.

Vídeos destacados del día

Y así lo manejarán por el simple hecho de que es parte de su naturaleza humana el culto al hedonismo. No es un instinto de superación y aportación a la humanidad y la mejora de la calidad de vida, en el buen sentido de la palabra, es, insisto, un culto al hedonismo. Es decir, al lograr y satisfacer una necesidad, empiezan a desear otra cosa que impone mayor reto. Y es aquí donde descubren los vacíos que existen en las estructuras económicas y financieras (estamos hablando desde la perspectiva de la riqueza y el poder).

Es aquí donde surge uno de los retos mayúsculos para nuestra sociedad, fortalecer las estructuras legales y económicas para evitar este tipo de acciones que han desatado a uno de los mayores daños morales de la historia empresarial. Debemos no sólo blindar los mecanismos señalados anteriormente, sino reinsertar en el ser colectivo humano una moralidad más que de reprensión, ecológica.