En la serie de humor Vaya semanita de ETBdos fiscales eran preguntados por un periodista al salir de los juzgados, y ante la cuestión que titula este artículo, respondían: Porque es Arnaldo Otegi.

“Hoy sale un preso político de una cárcel española” Estas son las palabras con las que se dirigió a las personas que le esperaban a su salida. Se suponía que España es un estado de derecho, nadie está en la cárcel por opiniones políticas. Otegi solo manifestó su posición política, de anteriores cargos ya cumplió condena. En septiembre de 2011 fue condenado por el caso “Bateragune” según el juez, por “Reconstruir Batasuna por orden de ETA y pertenecer a grupo terrorista como dirigente”, acusación que fue rectificada por el Tribunal de Justicia en Mayo del 2012, bajándole la pena de 10 a 6 años, al no encontrar pruebas de pertenecer a la dirección de ETA.

Cómo entonces la principal figura política abertzale que deslegitima la estrategia de ETA para conseguir la independencia de Euskadi, es decir, critica la posición de la banda, y, opera como uno de los principales activistas para poner fin a la violencia y la lucha armada; una persona que ha manifestado que ETA es un obstáculo ¿se le haya juzgado como dirigente de ETA?

Para empezar, el CNI le da la razón a Otegi. ¿Cómo es esto? El funcionario policial número 19.242 (uno de los principales expertos en ETA) afirma, después de preguntarle en el juicio sobre dos documentos esenciales para entender la evolución de ETA, el primero la ponencia de Otegi "Clarificando la fase política y la estrategia" donde él y su grupo de apoyo dentro del abertzalismo se alejaban de la violencia ("el proceso democrático debe tener como base la palabra y la decisión de la ciudadanía vasca y por tanto se debe realizar sin ningún tipo de violencia o injerencia externa") y el segundo el “Mugarri”, escritos por la parte más afín a la banda, exponían que no sólo era importante la lucha política, sino también armada.

Vídeos destacados del día

Es decir, ambas posturas chocan.  Pues bien, la respuesta del funcionario no puede ser más contundente, palabras textuales: "los redactores de Clarificando (la ponencia de Otegi) no han seguido lo que dice ETA"; "no siguen ni una sola línea de las directrices que ETA plantea"; "ETA trata de condicionar la redacción de Clarificando presentando una ponencia alternativa"; "ETA entiende que la prioridad debe estar en la lucha armada, y en Clarificando se dice que la prioridad debe estar en la lucha político institucional y de masas".

Más, documentos de ETA sobre su estrategia de conquista de la soberanía de Euskadi, donde plantea un frente común político de la izquierda vasca alejado del PNV. Según la Audiencia Nacional esto no servía para ilegalizar a Bildu, pero sin embargo, sirve para incriminar a Arnaldo Otegui, Difícil de entender. Seguimos... ETA, en el documento de la banda "Al Bateragune Comunicación General 0906" comunica su malestar a través de un órgano de la izquierda abertzale (Bateragune) por la que expone su oposición a la estrategia que encabeza Arnaldo Otegi, al apoyar su corriente la Iniciativa internacionalista en las elecciones europeas del 2009, frente al apoyo a Eusko Alkartasuna de ETA.

Otegi sin embargo, toma una nueva línea política y no sigue a ETA. La Audiencia Nacional decidió que Otegi seguía los designios de la banda terrorista, ¿?.

Otra, se juzgó a Arnaldo Otegi por no condenar el terrorismo. La justicia española no puede condenar a nadie que no condene la violencia. El tribunal Constitucional dice (sentencia 126/2009): "La negativa a condenar expresamente el terrorismo no es, por tanto, indicio bastante para acreditar ser una voluntad defraudatoria".

El caso Otegi nos hace preguntarnos sobre la calidad democrática de nuestro país. Por último… un mero ejemplo. En Marzo de 2011, El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó al estado español a pagar 20.000 euros en conceptos de daños morales por “vulnerar la Libertad de expresión de Otegi” en el caso de las “injurias al Rey”.