Lo primero que suele venir a nuestras cabezas cuando pensamos en profesiones de riesgo son los típicos trabajos de construcción, los que se dedican a escarbar con sustancias químicas o tóxicas o los que pueden producir que te quedes pegado a la electricidad. Si bien, los tiros no van por ahí.

Todo viene a raíz del trágico accidente de autobús sucedido ayer en Tarragona, donde perdieron la vida las 13 estudiantes erasmus que volvían tras disfrutar de las Fallas de Valencia. La primera hipótesis que se baraja como causa del suceso es la de que el conductor se hubiera quedado dormido, provocando así la salida del vehículo de la vía.

El trayecto se inició en torno a las 04:00 de la madrugada y esta desgracia se produjo un par de horas después. Un horario habitualmente concebido para descansar.

Es habitual la existencia de puestos de #Trabajo donde los turnos de noche son de lo más normal, pero seguramente deberíamos preguntarnos si en alguno de ellos corre peligro, sobre todo, gente ajena al empleado. ¿Quién no se ha dormido alguna vez en un coche? Seguramente todos, y más si se viaja por una vía rápida. Se trata de un recorrido monótono en el que es fácil perder la atención que requiere, ya no sólo el viaje, sino la responsabilidad de llevar decenas de pasajeros que dependen de ti.

Con todo esto no quiero exculpar al conductor, ya que tuvo suficientes horas para descansar y, en caso de demostrarse que no lo hiciera, sería el culpable de los 13 homicidios imprudentes por los que está siendo investigado.

Vídeos destacados del día

Lo primero que cuenta son las 13 vidas que se han quedado en la carretera y que lamentablemente nadie va a devolver, además de varias familias rotas y un trabajador que, sin quererlo ni beberlo, también ha salido perjudicado.

En mi opinión, una ley debería de regular estos trabajos que se realizan en horarios en los que lo natural en el ser humano  es el descanso y que tienen responsabilidades más allá de las del propio trabajador que sale beneficiado del mismo. Con ello, es cierto que empresas y clientes podrían salir perjudicados económicamente, pero ganaríamos en salud, esa que lamentablemente no van a recuperar las 13 víctimas de este fatal accidente. #Tráfico #Accidentes