Todos estamos de acuerdo en que la enseñanza no está pasando (ni mucho menos), por uno de sus mejores momentos. La mayoría de docentes han sido alguna criticados por su forma de actuar, por su poca profesionalidad y en bastantes ocasiones han tenido que aguantar comentarios hirientes y ofensivos sobre su persona. Hoy por hoy, la sociedad no les toma en serio, su trabajo no es reconocido como debiera, y mucha gente les tiene en el punto de mira. Pero lo cierto es, que los que no se dedican a la educación, no tienen ni idea de lo que hace ni lo que deja de hacer un docente. No saben por lo que tiene que pasar un docente, las habilidades que tiene que desempeñar en las clases, lo complicado que resulta algunas veces estar delante de tantos alumnos e intentar darles una atención personalizada a todos y resolver los conflictos que puedan ir surgiendo durante el día.

Esa gente, no tiene ni la más mínima idea de lo que significa ser maestro y la responsabilidad que eso conlleva. Básicamente, no lo saben porque no han estado nunca dentro un aula.

Pero a lo que íbamos, cuando el empleo de una persona consiste en enseñar (y más en os tiempos que corren), están expuestos a recibir comentarios y afirmaciones que no son correctas ni adecuadas. Posiblemente, haya muchos más que diez, pero estos han sido los que a mí se me han ido ocurriendo: 

1. "¡Pero si yo podría hacer lo mismo que tú con los ojos cerrados!": Pues venga, no se hable más. Que todas las personas que no sean docentes se pasen un día a los centros educativos más cercanos de sus viviendas y a ver qué tal se les da. A ver cómo reaccionan ellos a un mínimo de veinte alumnos por personas, todos ellos diferentes entre sí, con sus problemas, con sus necesidades y con sus dudas.

Vídeos destacados del día

Total, un periodo de prácticas nunca viene mal...

2. "¿Hoy simplemente de has dedicado a pintar con los niños?": Para empezar, hacer murales, pintar, colorear, aplicar la educación artística en los alumnos, significa favorecer y fomentar su creatividad, imaginación, descubrimiento y experimentación. Para los más pequeños, el hecho de pintar y ver cómo ha quedado su dibujo les divierte y para ellos es un logro infinito. Así que no, hay que quitar eso de "simplemente".

3. "Los educadores infantiles os dedicáis a limpiar culos y quitar pañales": Pues sí, este comentario es muy común y más educadores infantiles de lo que nos gustaría lo han tenido que escuchar cientos de veces en sus respectivas carreras. Pues no señores, estos profesionales son los encargados del bienestar de los más pequeños, de cuidarles, de favorecer su autonomía, su desarrollo social. Se encargan de que los niños disfruten y descubran infinidad de cosas durante su estancia en el centro. Pero sí, una de las cosas que hacen es cambiar pañales y limpiar culos.

Quizás más que los propios de los niños. 

4. "La culpa de que mi hijo haya suspendido es suya": Aquí otra de las afirmaciones estrella. No, no siempre los docentes tienen la culpa del bajo nivel académico de algunos alumnos. Todo ello depende de muchas variables y entre ellas está el contexto familiar. ¿No podría ser que los padres exigen e incitan a ser los mejores en clase a sus hijos? ¿No podría ser que se enfadan si no aprueban todas las asignaturas?

5. "¿De qué os quejáis? Tenéis un montón de vacaciones": Como esa gente habla por hablar, no saben que las vacaciones no son tantas y que muchos docentes se las tiran corrigiendo exámenes, diseñando actividades, preparando las clases...

Para los compañeros docentes, ¿qué más habéis tenido que escuchar en vuestra vida?