El filme se basa en la historia real que sucedió hace una década en Estados Unidos, cuando esta publicación de periodismo de investigación destapó un caso de abusos sexuales por parte de la iglesia.

Esto me recuerda a que hacen falta modas o sucesos puntuales para que se valore de forma global una profesión que está en decadencia. En España, ha hecho falta que los niveles de desempleo lleguen a cifras alarmantes para que queramos leernos el periódico y enterarnos de qué pasa. Lo decía Perez – Reverte, que sino tuvieramos estos problemas, seguiríamos acudiendo a los centros comerciales, a gastar y a despreocuparnos, porque tenemos el coche, la casa y las vacaciones de verano.

Pero es cuando rugen las tripas cuando empezamos a buscar un culpable de porqué no hemos comido. Cuando sucedió el atentado de Charlie Hebdo las redes sociales se empaparon de defensa por la sátira gráfica. Y cuando 'Salvados' el programa de Évole se coló en prime time, nadie faltaba a su cita con la actualidad y el desgranaje del poder. Es por esto que, más que seguir una moda o acudir a las urnas una vez cada cuatro años, el ejercicio democrático es tan simple y llano como querer saber. Si nadie pregunta, nadie hablará. Es por esto por lo que se conoce como cuarto poder.

Pero bien es cierto, que la tendencia ha cambiado fruto de la era digital, ahora todo está en internet. Herramienta y oportunidad al mismo tiempo. Pero no es todo oro lo que hallamos en la red. Lo decía el director de Eldiario.es , Ignacio Escolar, en una entrevista para el Centro Knight, la información no es gratis.

Vídeos destacados del día

Su apuesta, ha sido la de crear un periódico donde los periodistas cobran desde el minuto uno y que mejoran sus condiciones en función de la productividad de la empresa. Así pues, el buen contenido se paga, porque el trabajo bien hecho merece dedicación, contraste e interés, cuanto menos. Si pagamos por música, cine, televisión porqué no apostar por buen contenido, que además merece ser reconocido. Así lo afirmaba también el director de The New York Times, David Remnick, quien en una entrevista afirmó que la tendencia hacia la que vamos, es que el público pague por el contenido. Pero éste debe ser de calidad, ya que ninguno pagaríamos por contenido que podemos encontrar de manera gratuita.

En ocasiones nos lamentamos comparándonos con otros países con bajos niveles de corrupción o con una implicación política más allá de las elecciones. No es necesario (solamente) cambiar leyes en el sentido participativo, sino que es también una causa de conciencia. Infórmarse, preguntar y querer saber es lo que da vida diaria a la profesión y a la democracia ciudadana. Un ejercicio cual explorador de la actualidad, que hace que al final Clark Kent se convierta en Superman sin cambiar de traje.