Esto no es una lección de vida porque no es mi intención enseñarte a vivir. Sería para mi irrespetuoso y muy pretencioso por lo demás. Estas líneas son solo un espacio que me atrevo a compartirte completamente desinteresada o quizás con el “algo” egoísta interés de revelar ciertos pequeños descubrimientos que hoy nutren mi corazón, y por los que siento asomos de orgullo y satisfacción.

 Resulta que con el paso de los años y mi paso por ellos, he podido descubrir el aprendizaje como una tarea constante a la que no quiero renunciar. He comprendido que no siempre es agradable abrir los ojos porque el paisaje que me encuentro en frente no luce como espero, pero que aún así, con ellos abiertos tengo más posibilidades de continuar sin tropezar, para buscar nuevos espacios en los que me sienta mejor.  

Me di cuenta de que sigo estando a tiempo y que no tengo que correr; si bien es cierto que no recuperaré jamás ni un solo segundo de los que dejé pasar mientras pensaba, tampoco los perdí como creí haberlo hecho, pues a lo mejor también fueron esos pensamientos los que me condujeron a mi encuentro de hoy.

Estoy a tiempo para elegir por mi y dejar de reprocharme las oportunidades que entregué, los brazos que solté y los caminos que ignoré. Todo eso quedó atrás y hoy no me resta vida, al contrario, me da oportunidad de más, de otras y nuevas cosas que ahora sí puedo aprovechar.

Veo que por ahora estoy a tiempo, que no merece la pena acelerarme para llegar más rápido, pretendiendo acumular más horas de recorrido o apremiar la llegada, si es que hay un destino; al final mi historia no será contada en tiempo sino en momentos, en la calidad de ellos, en las sonrisas compartidas, las caricias recibidas y los besos degustados… por eso aún estoy a tiempo.

A tiempo de aprender, de soltar lo que me pesa y renunciar a los lamentos. Estoy a tiempo de explorar mi propio ritmo y gozarme la cadencia sin compromisos con formatos sociales precipitados por estándares ajenos, en los que con seguridad voy tarde y en otros muy avanzada.

Vídeos destacados del día

Ya no tengo afán porque ahora es mi único momento y por eso se que hoy, aún estoy a tiempo. #Meditación #Libertad #Calidad de vida