Susan Sontag afirma en su libro `Ante el dolor de los demás´ que la fotografía es una forma de mirar con cierta distancia, el dolor ajeno y atravesarlo al mirar la imagen.

Warren Richardson es el dueño de la foto ganadora del World Press Photo. Durante el 2015 vivió 5 días en la frontera entre Serbia y Hungría, retratando lo que ocurría a uno y otro lado de la alambrada. El fotógrafo australiano es autodidacta y se ha dedicado a narrar, con imágenes, los conflictos humanos de los últimos años.

La serie de fotografías que retratan la #Crisis de los refugiados han sido tomadas sin flash y publicadas en blanco y negro. El ojo de la cámara de Richardson es un óculo más entre los refugiados que esperan, cruzan, corren y escapan.

Hope for a New Life, la fotografía ganadora, retrata a dos adultos pasando un bebé refugiado de apenas unos meses por una alambrada, en Röszke, los últimos días de agosto. El jurado ha considerado como un mérito extra de Richardson el haber obtenido una fotografía atemporal y sencilla. #Unión Europea