La noticia se repite, una y otra vez, Guillermo Zapata será juzgado por sus tweets publicados en 2011 en los que reproducía chistes de mal gusto sobre víctimas del terrorismo. Ahora la Audiencia Nacional, más en concreto el juez Pedraz, pide que se le juzgue tras dar por concluida la instrucción de la causa abierta. Casualidad o no, esta noticia salta en plena operación anti-Corrupción al PP de Madrid. Coincidencia o no, todo ello sucede igual que en la semana pasada, cuando mientras no paraban de salir escandalosas noticias sobre la corrupción del PP valenciano los focos mediáticos preferían enfocar a la entrada en la cárcel de dos titiriteros por una obra satírica.

¿Por qué pasa todo esto? Los tweets de Zapata ya estaban olvidados, incluso personas afectadas como Irene Villa afirmaban que eran chistes y nada más, que no le dolían. Los que han decidido reabrir el caso son los dos jueces del PP en la Audiencia, Espejel y López. La Justicia al servicio del Gobierno, una vez más. Los medios de comunicación desplazan sus focos de nuevo hacia el ex-concejal de Cultura y quitan su atención en lo realmente importante: la investigación a los concejales del PP de Madrid y el registro en la sede de Génova. En pocos sitios veréis noticias de lo sucedido en primera página.

La semana pasada sucedió lo mismo. Mientras en la Comunidad Valencia se seguían destapando tramas de corrupción en las que resultaban imputados casi todos los miembros del anterior gobierno valenciano, el juez de guardia de la Audiencia Nacional decidía encarcelar a dos titiriteros por hacer "apología al terrorismo".

Vídeos destacados del día

Mientras, personajes como Alfonso Rus descansaban tranquilamente en su casa. Tras un par de días, la corrupción valenciana ya no es el centro de atención, pero los titiriteros siguen saliendo cada día en los telediarios y en los medios nacionales.

No miréis a Venezuela, no miréis a Irán, miraos a vosotros, a España. ¿Hay que mirar a otros gobiernos cuando aquí hacen lo mismo? No es democracia si el partido que gobierna juega con el pueblo y utiliza su mayoría absoluta para hacer lo que le apetezca. No es democracia si se utilizan los medios de comunicación y la justicia a su antojo, para aferrarse al poder y seguir haciendo lo que llevan haciendo desde su fundación: robar.

La Justicia no es igual para todos, te lo quieren vender así, pero es mentira. La Justicia nunca será justa mientras esté controlada por los partidos que estén en el poder. Se seguirán destapando casos de corrupción y continuarán apareciendo polémicas absurdas vinculadas a los nuevos partidos para distraer a la gente de lo realmente importante: nos están robando a manos llenas, y nosotros miramos a otro lado.