Las pequeñas noticias nunca despiertan grandes titulares, sin embargo creo que a veces merecen ser escritas. Esta mañana desde mi ventana vi a una cría de gaviota que parecía no poder volar, como a veces se dan pequeños golpes que las dejan un poco atontadas no me preocupé, pero al cabo de una hora seguía en el suelo, y parecía peor que antes.

No sé mucho de aves, así que le mandé un mensaje a mi cuñada que tiene más conocimiento y me dijo que era probable que estuviese envenenada, que lo mejor que podía hacer era darle algo de pan con mucha agua para rehidratarla. Bajé con mi mejor amiga, aquí os diré que me encantan las aves, pero tengo muchos problemas a la hora de tocarlas, es como si tuviera demasiado miedo a hacerles daño.

Nada más llegar mi amiga vio que tenía un sedal alrededor del pico, así que fue hasta casa a buscar unas tijeras mientras yo me quedaba con la gaviota.

Entre tanto llegó un grupo de niños de entre 11 y 14 años en bicicleta que empezaron a acribillarme a preguntas "¿qué le pasa?" etc. les respondí como pude y les dije "si quereis ayudar" y me sorprendieron porque no lo dudaron, sobre todo una chica que se bajó de la bicicleta e intentó tranquilizar a la gaviota, 

Mi amiga llegó con las tijeras y consiguió liberarle el pico, pero el anzuelo seguía clavado. Aquí me toco a mi ir a casa a buscar una toalla, una caja y llamar al veterinario. El hermano de mi amiga tiene gripe y venía a buscar un jarabe, así que se vio envuelto en el jaleo, pero no se si es el destino o la casualidad, cuando hay un animal de por medio solemos estar los tres juntos.

Vídeos destacados del día

nos llevó en coche al veterinario, que se ofreció a hacer lo que pudiera aunque no sabía nada de aves, y entre los dos le quitaron los restos que se le habían quedado en el interior del pico.

El veterinario intentó darle agua y nos dio los números de varias protectoras, aunque el animal estaba muy débil. Decidimos subir al cuartel de la guardia civil, donde un agente muy amable nos indicó que lo suyo era llamar al 112, así lo hicimos y el señor del otro lado de la línea me dijo que nadie querría hacerse cargo de una gaviota, pero desde luego yo insistí con una mezcla de seguridad y ruego hasta que me pasó con un agente del servicio de medioambiente, que en tan sólo 20 minutos vino a recogerla.

Aclarar que no pudimos traerla a casa porque tenemos gatos. No sé si la pequeña gaviota conseguirá sobrevivir pero si sé que lo haga o no volará libre de dolor. 

Veréis se que esta no es una gran noticia, ¿entre tantas desgracias a quién le preocupa la vida de una gaviota? pero veréis también sé que esta es una gran noticia, porque mi cuñada estuvo todo el rato pendiente, porque mi amiga es una heroína que operó cuanto pudo para ayudar a un animal que sufría, porque unos niños me hablaron de esperanza, porque volvimos a ser los tres mosqueteros intentando salvar a un ser inocente, porque un veterinario demostró su vocación de librar a un ser del dolor desinteresadamente y porque el hombre que se la llevó tenía compasión en sus ojos y supe que la dejábamos en buenas manos.

Veréis esta es una gran noticia porque refleja un mundo por el que merece la pena luchar, donde la gente se encadena para ayudar a cualquier ser por pequeño que sea, porque es perfecto en su esencia y merece nuestra compasión. Es una gran noticia porque enseña que el amor como la vida son fuerzas expansivas.