Desinflándose el suflé de los titiriteros, ahora en su casa de vuelta y teniendo que ir cada día al Juzgado como si fueran criminales de guerra nazis, la derecha intenta preparar otro, en otro de los Ayuntamientos que ellos quieren recuperar: el de Barcelona.

Al ganar Dolors Miquel, poetisa, un Premi Ciutat de Barcelona, empieza cuando al leer su poema “Madrenostra”, el portavoz del PP, Alberto Fernández Díaz, se marcha ofendido. Hoy, una peculiar asociación de abogados cristianos (sic) se querella contra ella, por atacar sentimientos religiosos, y contra Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, acusándola de “omisión del deber de perseguir delitos”.

Un asunto que ha saltado cuando se hablaba mucho del documental que emitió la prestigiosa cadena BBC, especulando sobre el Papa Juan Pablo II y unas cartas que se han hecho públicas, sobre la “intensa amistad” entre él y una mujer casada, estadounidense de origen polaco.

¿Ha habido querellas y protestas contra el documental y la cadena? Ninguna.

Se puede decir que lo que cuenta el documental parecen simples especulaciones, leyendo el contenido de unas cartas con la manera de entender la vida actual, nada que ver con la de hace cuatro décadas. Y más cuando ahora, la amistad también entra en el terreno del sexo con naturalidad, aunque eso no entraría para nada en lo del Papa polaco. Pero como digo, ninguna protesta o boicot ha habido contra la BBC.

Y sobre el poema, no es de calidad literaria que pienses que es la nueva Rosalía De Castro, ni nada de eso. Tampoco es la bazofia que nos describen algunos medios. Pero sacar el tema así es otro nuevo intento de eclipsar como sea la corrupción imparable en el PP, que ha vuelto a dejar medio fuera a Esperanza Aguirre. Incluso la derecha catalanista lo quiere aprovechar para desgastar a Ada Colau y recuperar la alcaldía de Barcelona, imprescindible para la Catalunya independiente.

Vídeos destacados del día

Y más absurdo es la querella contra la poetisa y la alcaldesa. La primera, habiendo tantas obras teatrales tipo “Los monólogos de la vagina” que satirizan el machismo, el querer convertir a Dolors Miquel en otra Pepe Rubianes no se sostiene por ningún lado. Y eso que ella escribe con más delicadeza que el añorado galaico-catalán, se nota que las mujeres saben más de eso.

Uno se acuerda de las acusaciones recientes al Obispo de Mallorca de haber tenido sexo con una mujer casada por el ex marido de ella, sin que nadie se haya decantado por defender a uno y atacar al otro. Y eso que el ex marido denunció al Obispo ante la Iglesia.

O de casos más sonados como el de alguien al que la derecha hasta hace poco defendía, Silvio Berlusconi, que llegó al extremo de que cuando el director de la revista Familia Cristiana le criticó duramente, el magnate le desprestigió sacando reportajes en las revistas de sus empresas donde se contaba que el clérigo era gay y que tenía encuentros sexuales con jovencitos.

O cuando sacó en su revista Panorama un reportaje a gran escala, no dejando títere con cabeza en la Iglesia Católica, describiéndolos a la mayoría como depravados sexuales. Recuerdo una foto de un peregrino en la Plaza de San Pedro, leyendo horrorizado la revista y poniendo unos ojos que ni Jim Carrey en “La máscara”. Tampoco nadie fue contra Berlusconi por ir contando todo aquello sin pudor ninguno.

Charlie Hebdo y Les Guignols de l’Info, especialistas en el humor políticamente incorrecto y directo, hubieran dejado al poema de la Miquel como una gaceta parroquial.