Está en boca de toda la oleada de violaciones que presuntos refugiados llevaron a cabo en Alemania. Violaciones de las cuales, no se está contando toda la verdad. Una vez más, parece que el tema censura está a la orden del día. ¿La razón? no la sabemos. Una cosa esta clara, y es que todo esto de la crisis de los refugiados se nos ha ido de las manos y ahora no hay marcha atrás, el daño ya está hecho y como de costumbre, los ciudadanos somos los que pagamos "los platos rotos". Se ha hecho viral un vídeo donde un supuesto inmigrante, alardea frente a las cámaras como el, y otros compañeros llevaron a cabo una violación a un niña a la que describen como “una virgen”, contando con tipo de detalles, los pasos que siguieron para lograr su cometido.

Existen dos tipos de versiones, los que defienden a los inmigrantes piden pruebas de que el vídeo realmente este bien traducido. Personalmente no lo sé, aunque una cosa es segura; y es que tenemos un grave problema al que enfrentarnos ya que las violaciones, si han sido reales. Recuerdo cuando se inició la crisis de los refugiados, y podían verse por las distintas redes sociales mensajes de ánimo y de apoyo hacia los “recién llegados”, ahora bien, por parte de estos defensores, no he visto ningún mensaje de rechazo hacia esas violaciones.

Un político Bávaro, citado por el Die Welt escribió:

"Cuando los adolescentes musulmanes van a las piscinas al aire libre, se abruman cuando ven chicas en bikini. Estos niños, que vienen de una cultura en la que para las mujeres es mal visto mostrar la piel desnuda, seguirán a las niñas y las molestarán sin darse cuenta.

Vídeos destacados del día

Naturalmente, esto genera miedo"

Antes estas palabras, muchos son los padres que con un miedo más que comprensible, visten a sus hijas de una manera que sean menos atrayentes para estos susodichos. Mi humilde opinión, es que así, consiguen lo que quieren. La integración, no escosa de uno, pues si yo quiero ir donde ellos residen, deberé integrarme ¿verdad? ¿Y ellos? ¿Por qué no?

A continuación, el fragmento de vídeo con tan grotescas declaraciones.