El Cine sobre la mafia tiene un antes y un después con este monstruo de la dirección. Scorsese sentó las bases de un concepto, lleno de clichés, que se encargó de edificar sobre lo mejor de sus obras: Sus personajes. La mafia es un concepto complejo y perturbador, lleno de seguidores y de detractores, pero que este director de Nueva York se encargó de mostrarnos con una precisión y acierto inaudito, gracias a sus protagonistas imperfectos, inmorales, criminales, extraños,...

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Y si hablamos de personajes de Scorsese, su piedra filosofal tiene nombre y apellidos: Robert de Niro. Un "matrimonio" muy especial que ha llevado a ambos a las cotas más altas del éxito en Hollywood.

En los 70 y 80 arrancaron a lo grande, con la impresionante "Taxi driver" en la que su solitario y somnoliento protagonista Travis, deambulaba con su taxi por las calles de Nueva York maldiciendo todo lo que le rodeaba: Violencia, prostitución, vandalismo, inmoralidad,... Todo ello cambia con la aparición de una bella mujer y una jovencita que le hacen replantearse su rol y dar un puñetazo sobre la mesa... Uno de los personajes más carismáticos y expresivos de Scorsese. Más adelante, en "Toro Salvaje" hace un perfil demoledor del boxeador Jake La Motta, un hombre obsesionado con el boxeo y con conseguirlo todo al precio que sea, pasando incluso por encima de su familia. Otro de los grandes personajes de Scorsese, como siempre, con una fuerte carga de violencia y dramatismo reflejo de las pesadillas y temores que alberga la mente humana.

Vídeos destacados del día

Y entonces llegaron sus Obras Maestras en los años 90. Su mejor película (en opinión de un humilde servidor) fue "Uno de los nuestros" a la que defino como un increíble tobogán de subidas y bajadas donde vivimos casi en primera persona cómo el pequeño Henry Hill (Ray Liotta) acaba convirtiéndose en pieza clave en la "familia" de mafiosos de su barrio. Fascinado por la vida que llevan, pronto deja el colegio y casi a su familia para empezar a formar parte de una nueva vida llena de lujuria, crimen, drogas, dinero, maldad, odio, y ese famoso "si quieres algo, lo coges", el mayor incentivo para quien no tiene moral alguna. Los personajes de de Niro y Pesci, inolvidables. Aunque para inolvidable el genuino Sam "Ace" Rothstein de la magnífica "Casino", donde Robert de Niro se hace cargo de algo más que un negocio. Un protagonista marcado por su entorno (matones a sueldo, prestamistas, corredores de apuestas, traficantes) y por los personajes que le rodean (excelentes Joe Pesci, Sharon Stone y James Woods).

Dos grandes películas que consolidaron en los 90 a Scorsese como el gran director del mundo de la mafia.

Y tras una irregular pero sumamente entretenida y muy bien ambienta "Gangs of New York", llegó su más que merecido premio Óscar al mejor director por "Infiltrados", un premio que ya tenía más que merecido y que parece increíble que no recibiera en 1990 por su insuperable "Uno de los nuestros". "Infiltrados" nos muestra un crisol de personajes complejos que ejemplifican lo que podríamos entender como la lucha del bien y el mal. El bando de la policía con su infiltrado en la banda criminal, y viceversa. Muy bien elaborados e interpretados los personajes de Di Caprio, Damon y Nicholson, con esa doble moral y escasa ética que caracterizan a casi todos los personajes de Scorsese (sobre todo los "malos", los mafiosos, los delincuentes,...).

Finalmente, tras hacer su incursión en el mundo de las series con su impresionante "Boardwalk Empire" (se la recomiendo si aún no la ha visto), estamos ya esperando ansiosos su nuevo filme sobre la mafia "El Irlandés", donde volverá a contar con su "panda de canallas" favorita... De Niro, Pesci, Pacino, Keitel,... ¡Larga vida al "italiano" de Queens!

Sylvester Stallone, el genio que creó a Rocky, se reencuentra con su personaje

"Escuadrón Suicida": David Ayer y Zack Snyder aseguran que Jared Leto será un gran Joker

"Joy" Una Jennifer Lawrence sorprendente no consigue salvar una película sin sentido