Saludos. El 25 de agosto del año 2015 empezó la nueva #Crisis económica del sistema, China colapsó y después intentaba de manera artificial inyectar de la nada nuevo dinero en sus mercados ampliando así el problema.

Desde enero del año 2016 las consecuencias de esos actos han producido unas mayores turbulencias en los mercados. Las empresas manufactureras chinas ya no tienen clientes debido sobre todo al empobrecimiento del ciudadano europeo que ya no consume porque no puede productos asiáticos, ésto ha detenido en parte el mercado trans-atlántico porque ya no es rentable mover mercancías por el mar de unos países a otros ya que sale más caro el transporte que los beneficios de la venta que en algunos casos no llegaría a producirse.

En la crisis del 2008 se rescataba a los bancos con dinero público para evitar un desastre mayor, ahora a los bancos se les va a dejar caer y arruinarse y ésto ya lo vimos el 17 de enero del 2016 con los bancos italianos cayendo en picado y a los que nadie iba a rescatar y que sencillamente iban a quebrar.

El escenario es lateral bajista, entramos a partir de enero del 2016 en un escenario de fuertes correcciones en las bolsas mundiales que podrían alargarse hasta febrero del 2016 y después entraríamos en un escenario de recesión con quiebras generalizadas de empresas y de bancos que ya no tendrían el rescate de los estados, todo ello generaría más desempleo y por supuesto inestabilidad política y decisiones de abandonar la zona euro en Europa por parte de muchos países de la Comunidad Económica Europea.

Vídeos destacados del día

Llegado ese caso el bajo consumo limitaría las existencias por lo que a mayor bajo consumo menores existencias y mayor valor de las mismas, ésto es: llegaríamos a un escenario de inflación.

Con la inflación los precios de los productos se encarecerían en pocos meses en un sesenta por ciento, entonces a la inestabilidad política habría que sumar el descontento generalizado de la población lo que podría desembocar en algaradas, guerras y revoluciones.

El escenario más terrible de la inflación en una recesión podría ser una carestía de #Alimentos y de productos de primera necesidad, se desataría entonces una situación alarmante de emergencia económica y los poderes de los estados tenderían a ser más dictatoriales para intentar gobernar y controlar a las masas sin trabajo y sin dinero y quizás hambrientas y en todo caso, cansadas y hartas. Todo ello llevaría a nuevas políticas populistas o fascistas y a una situación de alguna manera prebélica, en éste escenario la crisis del terrorismo o las guerras en el exterior podrían magnificar el problema hasta dimensiones inimaginables.

Con la quiebra de bancos y empresas generalizada en un escenario de inflación y recesión después de las correcciones bursátiles entraríamos en un colapso de lleno del sistema peor que el de 1929, se sobrevendría un crash generalizado y a nivel mundial.

Así entraríamos en el año 2017 en una escenario de Gran Depresión, las guerras y las revueltas ya serían un hecho, así cómo la actuación de estados dictatoriales, recortes de libertades para garantizar la seguridad de las poblaciones y grandes brechas económicas entre la gran masa no pudiente y la minoría que más tuviera.

Todo ello podría desembocar en una guerra de proporciones descomunales cómo sistema para intentar salir de la Gran Depresión llevado a cabo por una élite desconocida que se habría hecho en momentos de emergencia con el control del mundo. #Podemos