Lo reconozco: ningún talent show ha logrado conmoverme tanto como Operación Triunfo en su día. Lo echo de menos, y creo que ya va siendo hora de que alguna cadena lo recupere.

Operación Triunfo, de la productura de 'Tu cara me suena' a diferencia de otros formatos musicales, nos permitió ser cómplices de sus concursantes, acompañarles diariamente en sus buenos y malos momentos siendo siempre testigos de sus ilusiones y temores, y es que OT, contaba también con una tira de resúmenes diarios y con un canal 24 horas, al igual que 'Gran Hermano',  donde el espectador podía observar la evolución de los participantes. Su primera edición se estrenó el 21 de octubre del año 2001.

El verano anterior había terminado la segunda edición de #Gran Hermano, primer reality emitido en nuestro país. OT se abrió paso convirtiéndose en la otra cara de la moneda y gozando de tanto éxito como GH. El talent #Musical revolucionó a todas las generaciones de nuestro país.

Yo formaba parte de esos seguidores que los días posteriores a las galas, se conectaban para descubrir los temas que los nominados escogían para defender su continuidad en la academia. Y es que OT, conseguía que te encariñaras con unos participantes con muy poca picardía. Un conjunto de jóvenes que por encima de todo, amaban la música, transmitiéndonos a todos una esencia que puede resumirse en términos tan valiosos como virtualidad, honestidad e inocencia.

La mecánica de OT varió en muchas de sus ediciones, quizás fueron esos movimientos los que nos agotaron a muchos.

Vídeos destacados del día

No obstante, creo que es un momento idóneo para el regreso de uno los programas por excelencia, ahora que tan de moda están las competiciones musicales. Operación Triunfo no deja de ser uno de los grandes sellos de Endemol, el primer talent que se ha hecho a lo grande en nuestro país. Estoy plenamente convencido que de regresar, con unas simples modificaciones y algunas novedades, el programa arrasaría de nuevo. No podemos olvidarnos que el festival de Eurovisión se encuentra en pleno auge, y que representar a nuestro país en dicho evento, fue el premio en las tres primeras ediciones, emitidas en #Televisión Española.

Otra de las características de la mecánica de OT, fue la de la votación en positivo. El público, acostumbrado a votar para expulsar en GH, se encontraba con un nuevo concepto. Desaparecía pues, la figura del más odiado. La audiencia del programa tenía además, la posibilidad de salvar a su concursante favorito de las nominaciones. Todas las semanas, uno de los aspirantes a estrella, se convertía en el preferido del público, el más votado por los espectadores.

Operación Triunfo no solo enseñaba a cantar a sus participantes, sino que también les formaba como artistas: clases de baile, de interpretación, consejos de belleza, etc. Una serie de oportunidades que cambiaron la vida a muchos de sus protagonistas y con las que soñaban miles de españoles que año tras año se apuntaban a las pruebas de selección del programa.

Y es que este reality, nos ha regalado momentos que permanecerán por siempre en nuestras retinas. El público sentía como de la familia a muchos de los triunfitos que luchaban semanalmente por cumplir su sueño

Puede que no todos hayan acabado trabajando como cantantes, pero todos, o al menos la mayoría,disfrutaron de una experiencia única, una vivencia que compartieron con todos nosotros y que forma ya parte de nuestras vidas. Ojalá, que la academia más famosa de la historia de la televisión, abra sus puertas de nuevo.