La demagogia es algo común en la Política y también en el deporte, sobre todo en el fútbol. Esta última semana hemos visto algo parecido.

Primero fue el Presidente del Espanyol de Barcelona, Joan Collet, el cual, al no digerir bien las críticas al juego demasiado agresivo de su equipo ante el Barça en el derby liguero del sábado, empezó a hablar de una “dictadura nacional-barcelonista” en donde, según él, su equipo está totalmente excluido.

Luego la miembro de la FAES y del PP, Cayetana Álvarez De Toledo, que después de la Cabalgata de Reyes su hija de seis años vio algo extraño en el traje del Rey Gaspar que le hizo tambalear su fe en los Reyes Magos, la madre reaccionó furibundamente con la frase “No te lo perdonaré jamás, Carmena”, la alcaldesa de Madrid, según ella máxima culpable del trauma que dice que sufre su hija desde entonces.

Vamos a ver, señor Collet: si su equipo hace años que no pinta en Barcelona o en Catalunya lo que pintaba cuando yo era más joven, ha sido por falta de medios, y le provocó vender su Estadio de Sarrià, irse al Estadi Lluís Companys hasta que han tenido el suyo en Cornellà-El Prat. Mientras, el Barça, en 23 años, ha ganado 5 Champions, varias Ligas y 3 Campeonatos del Mundo.

Para que el Espanyol vuelva a tener fuerza y carisma, otros equipos han luchado cuando estaban en decadencia, como el Atlético de Madrid, el cual llevaba una década sin ganar al Real Madrid y le volvió a ganar en una final de Copa, en su propio estadio. Tuvo que aguantar un calvario y la bajada a Segunda. Ese es el ejemplo que debe seguir.

Pero Collet y otros antecesores suyos, como Daniel Sánchez Llibre, prefirió llamar la atención y llevarse mal con el Barça por que sí, como hizo el segundo lamentablemente, negándose siempre a saludarse siquiera con Joan Laporta, entonces Presidente blaugrana.

Vídeos destacados del día

Sólo consiguió que le aplaudieran unos cuantos.

Pero estas demagogias se arreglan con lo que se hace este deporte: jugar bien y marcar goles. El Barça aprendió la lección del otro día y goleó a un Espanyol que volvió a abusar de agresivo, con un árbitro demasiado permisivo con ellos. Gestione su equipo con inteligencia, trate bien la cantera y traiga fichajes eficaces: todo eso hará resurgir al Espanyol, y sentirse un equipo puntero, como Getafe y Rayo Vallecano han conseguido a veces, sin tener tanto presupuesto como Atlético o Real.

Y lo de Cayetana Álvarez De Toledo… ven en el PP que no consiguen destrozar su carisma ni la buena gestión, sin alardes de megalomanía ni nada de eso, de Manuela Carmena en siete meses en el cargo. Diré que algunas de sus propuestas me parecían inaplicables, pero en lo de la cabalgata de los Reyes Magos, sólo quiere mostrar que las mujeres también pueden interpretar a Melchor, Gaspar o Baltasar con lo de las “Reinas Magas”.

Además, yo sé desde los ocho años de edad que los Reyes Magos no existen, que mis padres traían los regalos, los cuales yo disfrutaba como hijo único hasta que en 1980 nacieron mis hermanos.

Pero este trauma tan mal descrito por esta señora, hace que no nos creamos lo que dice.

Los adultos sabemos que los Reyes Magos de las cabalgatas son señores disfrazados, como nosotros, incluso que Baltasar casi siempre es un señor pintado de negro. Además, casi ninguno habrá estado alguna vez en Belén, las estrellas que más cerca habrán visto serán las del Planetario. Y los camellos… muchos sólo les sonará de verlos en películas como “Lawrence de Arabia”.